Este miércoles, el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, se reunió con la defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, para abordar el polémico toque de queda para menores de 16 años que la autoridad esperaba implementar en la comuna.

Luego del encuentro, Lavín comunicó que desistiría de la utilización de “brigadas ciudadanas” para la fiscalización. Sin embargo, esto no significa el descarte total de la medida, ya que precisó que dicha misión recaerá sobre Seguridad Ciudadana.

Otro punto importante es que esta iniciativa dejará de ser una imposición y pasará a ser una recomendación para los menores. “Lo que se va a hacer es que una vez que esto entre en vigencia, funcionarios de Seguridad Ciudadana, que ya están recorriendo las calles en la noche, si ven menores de edad, les van a entregar un volante diciéndoles: ‘acuérdate que este es el horario límite recomendado'”, señaló el alcalde.

Por su parte, la defensora de la Niñez hizo hincapié en que “no se puede restringir el libre tránsito de las personas, pero sí recomendar, lo que hemos conversado tiene que ver con una situación distinta de lo que se había hablado, esto no es una ordenanza y nos parece tranquilizador porque en la propuesta queda definido que sea distinta y no implique violar derechos fundamentales“.

Tras la consulta ciudadana realizada en Las Condes, Colina, Antofagasta, Peñalolén, La Reina, La Florida, Quilpué, entre otras, los jefes comunales se han reunido para establecer medidas comunes para implementar la medida.