El subsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo, renunció a su cargo luego de la polémica que generaron sus dichos sobre las filas en los centros asistenciales, por los cuales fue duramente criticado incluso desde dentro del propio oficialismo.

De nada le sirvió pedir disculpas, lo cual hizo durante la tarde, ni que la vocera de gobierno, Cecilia Pérez, intentara bajar el perfil de sus palabras afirmando que “fue una frase desafortunada”.

Las palabras con las que Castillo afirmó que la gente iba a hacer vida social a los consultorios,  terminaron por costarle el cargo a uno que se había mantenido incluso ante los constantes embates de la DC en su contra.

Rechazo transversal

Durante esta jornada diversas fueron las muestras de rechazo a las palabras del ex subsecretario. El presidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, el PPD Ricardo Celis, calificó las palabras como “incomprensibles, agresivos, burlescos y denotan una falta de consideración y de conocimiento de lo que está ocurriendo en la salud pública enorme”. 

El diputado llegó incluso a instar a Castillo a “dar un paso al lado para facilitar las tareas al ministro Mañalich, porque lo único que ha hecho es entorpecer su labor”.

Lo mismo hizo el diputado de RN, Andrés Celis, quien también le instó a renunciar, afirmando “me parece que tiene que dar un paso al costado. Esta es la gota que rebalsó el vaso”.

“Los dichos del subsecretario le hacen un tremendo daño a Chile Vamos, pues no reflejan en absoluto el sentir y la sensibilidad social del Gobierno”, agregó, intentando desvincular el discurso de Castillo del oficialismo. 

Otro que desde la derecha se sumó a las peticiones de renuncia de Castillo, fue el también RN Jorge Duran, quien también pidió la renuncia de Castillo expresando que “el ruido sobre el señor Castillo, su gestión y su forma de ser superaron todo lo aceptable. No puede seguir en el cargo”.

La gota que rebalsó el vaso

Cabe recordar, que Castillo fue duramente cuestionado, en particular por la DC, por su eventual vinculación al caso del magnicidio al ex presidente Frei Montalva, en donde se le acusa de haber ocultado el registro de una autopsia cuando era director del Hospital Clínico de la Universidad Católica. 

Otras de las polémicas en las que se ha visto envuelto el ex subsecretario son, el recordado episodio de la reducción artificial de las listas de espera en el Hospital San José en el año 2013, y la construcción del Hospital de Rancagua, inaugurado en 2016 y por el que hoy existe una investigación por cohecho y malversación en desarrollo.