El suspendido fiscal de Rancagua, Sergio Moya, entregó su declaración en el Juzgado de Garantía de Temuco, en La Araucanía, en el marco de una audiencia de cautela de garantías por el montaje de la Operación Huracán.

La instancia buscó aclarar qué participación tuvo en la fallida operación que implantó pruebas falsas contra nueve comuneros mapuche, quienes luego quedaron en libertad tras comprobarse la manipulación.

Durante la audiencia, el persecutor señaló que se enteró por la prensa de los operativos de detención de los mapuches y que no reconocía mayor participación en la indagatoria. “El primer indicio que veo es por la prensa con las órdenes del ministro de Corte (…) Tengo conocimiento de este tema el 23 de septiembre de 2017, propósito de la noticia que me comparte mi colega, el fiscal Luis Arroyo, y la conversación que tengo posteriormente con el ex mayor de Carabineros, Patricio Marín Lazo”.

Además, durante la audiencia se le consultó sobre los implantes de mensajería de textos en quienes fueron detenidos, a lo que Moya respondió que era “completamente ajeno al manejo de eso”.

El Ministerio Público, en tanto, ha planteado que Moya ha obstruido “gravemente” la investigación, y esto sería la justificación para autorizar el allanamiento a su casa a inicios de mayo pasado.

[Te puede interesar]: Los vínculos del fiscal Sergio Moya con la inteligencia policial