fbpx
País

Diez enseñanzas que dejó Claudio Naranjo para la infancia y la educación

Compartir
Facebook Twitter Whatsapp Email
claudio naranjo /
Este viernes falleció el psiquiatra y especialista en psicología transpersonal, Claudio Naranjo, quien abogaba por un cambio en la educación y en la manera de percibir la infancia. Lecciones que quedaron plasmadas en las numerosas entrevistas que dio al respecto a lo largo de su carrera.

Este viernes falleció a los 86 años en su hogar en Berkeley, California, el renombrado psiquiatra y experto en psicología transpersonal, Claudio Naranjo, que abogaba por una nueva educación y un cambio en la visión social que se le da a la infancia.

Este hecho fue confirmado a través de las redes sociales de su fundación. “Con dolor y amorosidad os queremos comunicar el fallecimiento de nuestro querido Maestro #ClaudioNaranjo la pasada noche (12.7.19) en su residencia de Berkeley. Os rogamos lo tengáis presente en vuestras meditaciones y oraciones. Qué su amor y sabiduría nos acompañe siempre“, dice el comunicado.

El doctor en medicina nacido en Valparaíso dejó una carrera marcada por su preocupación por la educación y la crianza de los niños y niñas, tanto así que influyó en varias políticas educacionales. “Cambiar la educación para cambiar el mundo”, es uno de sus libros más famosos sobre el cómo reformular la enseñanza formal y familiar.

El psiquiatra dio muchas entrevistas a lo largo de su vida – varias de ellas al portal de noticias RT-, dentro de las cuales dejó frases y enseñanzas que marcarán su legado para con la sociedad.

1. “El niño es un ser que nace libre, y poco a poco es domesticado a través del miedo. La palabra que más escucha, es el ‘no’, para evitar hacer lo que le gusta. La llamada moral del padre severo piensa que con la amenaza se puede corregir a los niños, pero se podría intentar con la comprehensión, y preguntarle qué es lo que le pasa. En definitiva, se cree que el niño es malo, y por eso no querrá obedecer. Esta lógica se aplica a los delincuentes, aumenta la severidad ante la necesidad de doblegar”.

2. “A un niño se lo puede castigar de manera cariñosa, con comunicación. Puede haber una forma de crear respeto sin temor. A los padres les gusta mucho ser respetados, es un mandamiento cristiano: ‘respetarás y honrarás al padre y la madre’. Yo creo que esa ley religiosa, en realidad, es el amor de los padres, pero se fue transformando en el respeto hacia una autoridad intocable”.

3. “Siempre se dice que a los niños hay que quererlos, pero es un consejo que no nos lleva muy lejos. Ya estamos queriéndolos, son nuestro hijos. La clave es hacer algo para mejorar como persona. Pero es cierto, cada vez hay menos tiempo, una esclavitud laboral muy fuerte y poco espacio para el ocio”.

4. “Todos somos víctimas de una sociedad enferma. La civilización es una respuesta a una situación traumática del mundo, dice Freud. Lo que llamamos un mundo civilizado, es un mundo muy inmoral. Conquistamos todo, y queremos seguir conquistando, pero ya no hay qué conquistar. Es como si siguieran viviendo pensando que se va a acabar la comida, se va acabar el territorio y que hay que defenderse, como en las épocas de escasez”.

5. “A los adultos hay que devolverles la rabia y el dolor infantil, para que vuelvan a estar enteros. Solo así se puede recuperar el amor. Para amar hay que tener la libertad de decir sí o no, no se puede ser un animal domesticado. Hay que salir del ‘tengo que ser un niño bueno'”.

6. “Valorando la creatividad de los jóvenes, podríamos ver una generación no solo más feliz que la nuestra, también más sabia y benévola. Los problemas no van a ser resueltos por la conciencia que los creó”.

7. “Yo sé, y tú no sabes. Ahora vas a saber lo que yo quiero que sepas’. Eso termina sin ganas de querer saber nada. Los niños quieren hacer miles de preguntas, y se van muriendo en el camino. Un profesor instruye y traspasa información, como si lo más importante fuese estar informado. En la era de la información, casi no sirve eso. Se les imparte conocimiento de forma obligatoria, pero sin interesarse realmente en ellos”.

8. “A los niños no se les enseña a relacionarse, y eso es muy importante”.

9. “La educación es para tener trabajadores, no es para tener desarrollo humano. Esto comenzó con la sociedad industrial, creado por el sistema económico. Es un sistema de reproducir una forma de ser. A veces decimos que este es un mundo loco, y no pensamos por qué. Nosotros creamos este mundo loco,y no reconocemos nuestra propia locura”.

10. “El cambio del mundo es a través de la conciencia. Otra manera de ver, sentir, comprender y de ser. La educación es la principal manera para inyectar eso en la humanidad de forma masiva, más allá de las guerras y las revoluciones”.