Este jueves, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó que la Oficina de la Alta Comisionada de la Organización de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, “se ha declarado enemiga” de la denominada revolución bolivariana.

El mandatario señaló que su gobierno no puede “esperar nada bueno de esa oficina” y explicitó que ciertos programas positivos de su gobierno no fueron considerados en el informe de Bachelet sobre la situación de los DD.HH en el país. 

Cabe mencionar que el documento de la ex presidenta es categórico al indicar que en Venezuela se violan los DD.HH. Conclusión a la que se habría llegado tras un centenar de entrevistas a variados actores sociales.

Asimismo, el informe recomienda que se “garantice que todos los programas sociales se implementen de manera transparente, no politizada y no discriminatoria“, dado que numerosas personas de oposición denuncian su exclusión de estos beneficios.

Finalmente, Maduro afirmó que “nada ni nadie” lo detendrá “ni hoy ni nunca”, asegurando que “va a seguir avanzando en su revolución socialista”.