fbpx
El Desconcierto
Tendencias & redes

A mí también: Cuando el abuso viene de otro niño

Por: Pablo Rivas / Publicado: 23.07.2019
A mí también: Cuando el abuso viene de otro niño A mí también - Autora /
El título "A mí también. La historia de abuso que marcó mi niñez" –aludiendo a la expresión castellana del MeToo– adelanta el contenido del libro: la experiencia personal de una víctima de abuso sexual. No es un relato detallado de tal hecho. La narración del libro es desde el postrauma de Fernanda Alarcón, su autora, quien ocupa este medio para sanar su propio dolor, alertar de posibles abusos contra menores y dar un mensaje de superación a quienes lo han padecido.

Como característica reiterativa en estos casos, el abusador era una persona querida y respetada por su familia, que ocupó tal confianza y su asimetría de poder contra la víctima. En el caso de Fernanda, el abuso fue entre sus 2 y 5 años de edad por parte de otro menor, quien años más tarde la volvió a abusar en su adolescencia. Durante muchos años, la autora convivió con varios pesares, demostrando una falsa felicidad, una aparente alegría y una preocupación por otros, separando su vida exterior de la interior. En este sentido, el relato va desde los tormentos hasta el enfrentamiento de los problemas, describiendo sus depresiones, crisis de pánico, ganas de morir, mutilaciones, insomnios, limitaciones sentimentales y trancas sexuales, entre otros pesares.

A modo de consejo, propone talleres de autocuidado para niños y niñas; enseñarles que hay caricias buenas y caricias malas; el cuidado e higiene del propio cuerpo; que no hay secretos buenos y que las cosas ocultas son malas. A los padres, los ubica como personas que deben dar confianza a sus hijos; desconfiar del círculo cercano a la familia y de las personas que trabajan con menores; y saber interpretar los berrinches infantiles y el rechazo de estos contra los adultos.

La etapa de superación parte con un consejo obvio, pero difícil: saber pedir ayuda. Algo tan complicado no puede superarse solo; el asumir, afrontar y solucionar las tribulaciones emocionales postrauma, necesita del acompañamiento familiar y/o de las amistades, es decir, hay que pedir para recibir, sino, imposible. El primer intento de Fernanda fue a sus 25 años, recibiendo una respuesta adversa de su madre, silenciando tal situación por cinco años, cuando lo vuelve a contar e inicia el camino a la sanación.

En medio de su periplo emocional, destaca la amistad y a Dios como dos asuntos muy importantes. Para el primero, cuando niña tuvo una amiga imaginaria mientras vivía los abusos, la que le permitió escapar de su realidad. Luego, al momento de exteriorizar su caso hubo otra amiga, esta vez real, que le acompañó fielmente. En distintos lugares del libro aparece un Dios sin religión; a pesar de venir de un origen católico, ella prescinde de la mediación sacerdotal.

Dado que los hechos comenzaron a muy temprana edad, este libro es el corolario de su vida completa. Hacer esto -escribir lo vivido y publicarlo en un libro- implicó enfrentar la vergüenza de lo ocurrido, la superación del temor a las reacciones a su historia, mostrarse como una sobreviviente y, sobre todo, saldar una deuda personal.

Vale recordar, que este testimonio no es un caso aislado. Las denuncias contra el aún sacerdote Fernando Karadima del año 2010, abrieron espacio para exteriorizar algo tan doloroso –y vergonzoso, como lo señala la autora– como es el abuso sexual. Sin tal suceso, los abusos eclesiásticos y la protección cardenalicia chilena, quizás seguirían ocultos o habrían demorado más en conocerse.

Tras leer el libro, se dimensionan las nefastas consecuencias que acarrea un abuso sexual, que puede devenir en un síndrome que entorpece, limita y puede terminar con una vida. Sin embargo, y según el relato de Fernanda, es algo que se puede sobrellevar en compañía y contándolo abiertamente.

Es necesario precisar que el libro no está escrito desde la victimización, ni tampoco desde el sensacionalismo. Entonces, no tiene morbosidad, no hay gimoteos, exponiéndose desde el caso propio y enseñando que es posible cambiar la propia vida.

A mí también. La historia de abuso que marcó mi niñez

Fernanda Alarcón Agurto

RIL

94 páginas

Precio de referencia $8.420

Contenido relacionado
JC Rodríguez reveló que ataque a Hernán Calderón buscaba matarlo: Abogado presentaría querella por parricidio frustrado 

JC Rodríguez reveló que ataque a Hernán Calderón buscaba matarlo: Abogado presentaría querella por parricidio frustrado 

REDES| Mel Gibson amenaza con demandar a twittero que creó la “Miel Gibson”: Se ganó el repudio de los chilenos

REDES| Mel Gibson amenaza con demandar a twittero que creó la “Miel Gibson”: Se ganó el repudio de los chilenos

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar
El abuso infantil y el hacinamiento

El abuso infantil y el hacinamiento

Dos de cada tres menores desaparecidos son niñas, según datos de la PDI

Dos de cada tres menores desaparecidos son niñas, según datos de la PDI

Sí hay heroísmo en los “Primera Línea”

Sí hay heroísmo en los “Primera Línea”