El portal eldiario.es publicó ayer en la noche un reportaje de un equipo de periodistas, en el que las profesionales se infiltraron en una gran reunión de mujeres, misas locales y sesiones de autoayuda de una iglesia ultraconservadora de Brasil, en donde observaron de primera mano los discursos e imposiciones machistas a las que están sometidas las fieles.

Las mujeres son, según informa el medio, la mayoría de la población evangélica de la nación carioca, con un 55, 57% del total de creyentes, que suman 42,3 millones de personas. Dentro de estas organizaciones,  la Iglesia Universal del Reino de Dios – que fue investigada por el equipo periodístico – es la que acumula la mayor cantidad de fieles, además de ser una de las instituciones que apoyó la candidatura de Jair Bolsonaro.

Misma iglesia de la pastora Damares Alves, autoridad política del actual gobierno de la extrema derecha. Desde que fue nombrada como ministra de la Mujer, de la Familia y de los Derechos Humanos, las reporteras asistieron a congresos y conferencias dirigidas a las mujeres evangélicas, además de conversar con varias creyentes que frecuentan esta iglesia.

“El obispo Edir Macedo abre la conferencia exhibiendo en las pantallas una foto de Facebook de una pareja. ‘Vean lo felices que están, cómo él exhibe a su mujer, todo orgulloso’, dice. En seguida, surge en la pantalla un vídeo filmado con un celular mostrando a un hombre que entra en un coche en llamas, luego reducido a un cuerpo carbonizado. ‘Ese hombre, que entró en el coche en llamas, es aquel de la foto. Él descubrió a su esposa con otro hombre. Perdió las ganas de vivir. Y aquí te pregunto: ¿y el alma de él?“, comienzan los testimonios del reportaje.

“Si queremos a un príncipe encantado, necesitamos rezar al rey (Jesucristo) porque, si somos ansiosas, el diablo va a mandar a su príncipe y nos atrapará”, sigue el obispo en otra de sus declaraciones. “Mi esposa sustituye a mi madre, cuida de mí y yo le doy lo bueno y lo mejor. En el matrimonio, el hombre es Jesús y la mujer es la iglesia”, dice también la autoridad eclesiástica en una reunión masiva de mujeres.

Usted que sufrió abuso en la infancia, Jesús perdona su culpa”, fue la frase del obispo que para las reporteras marcó la noche.

A lo largo del reportaje hay muchos más testimonios y declaraciones que evidencian la fuerte influencia del patriarcado y el machismo en su estado más puro, dentro de la comunidad femenina de las iglesias evangélicas de Brasil.