En las pasadas elecciones parlamentarias el Frente Amplio irrumpió con una inesperada votación que le permitió elegir 20 diputados y un senador, rompiendo con décadas de binominalismo y transformándose en la novedad de una desgastada geometría política del país. Su sorprendente 16,5% obtenido en las elecciones parlamentarias le permitió erigirse como aquel Elfo que necesitaba la comarca política chilena, tan llena de orcos, humanos y enanos.

Ahora que las próximas elecciones municipales ya se otean en el horizonte y luego de un año y medio de disímil actividad parlamentaria y territorial, la discusión al interior del Frente Amplio está desatada. Lo primero que debemos aclarar es que “las elecciones municipales”, en realidad incluyen tres distintas elecciones: la de gobernadores, alcaldes y concejales, cada una con sus propios pactos e inscripciones, además de sus propios sistemas electorales.

En esta columna solo nos referiremos a las elecciones de concejales, desde el punto de vista de optimizar la elegibilidad para el Frente Amplio. En definitiva, queremos transparentar y responder la pregunta que hasta ahora se hace en sordina, ¿qué le conviene más al Frente Amplio, ir en una o dos listas de concejales?.

Para responder tal pregunta, desde la Fundación Moebius hicimos un modelamiento con los resultados entregados por el Servel para las elecciones de diputados en la Región Metropolitana, desagregados por comunas y segmentados entre comunas que eligen 6, 8 o 10 concejales. A la votación de cada uno de los partidos les sumamos los votos de los independientes que fueron en pacto y estos resultados se agruparon en 8 listas: FA, PC+PRO+FRV, PS+DC, PPD+PR, Evópoli+PRI, RN, UDI, UPA e independientes fuera de pacto en aquellas comunas que se presentaron.

Además, los resultados anteriores se modelaron en tres posibles escenarios: el primero en que el Frente Amplio acude en una sola lista. Un segundo escenario en que el Frente Amplio se presenta en dos listas, cada una de las cuales recoge el 50% de la votación del Frente Amplio. Por último, un tercer escenario en que el Frente Amplio se presenta en dos listas, recogiendo una de estas listas ⅔ de la votación del Frente Amplio y el tercio restante es recogida por la otra lista

Por último, para cada uno de estos escenarios se calculó el cuociente D’Hondt, que es el que se utiliza en estas elecciones para definir el número de concejales que cada lista obtendría, resultando la siguiente tabla de resultados:

Es decir, una lista única del Frente Amplio en la Región Metropolitana significaría la elección de 87 concejales, mientras que si el Frente Amplio se presentara dividido, podría perder entre 21 y 27 de esos concejales.  Es definitiva, una división del Frente Amplio en dos listas implica perder cerca del 25% del total de la bancada que elegiría en caso de ir unido en una sola lista.

Ahora bien, al mirar los resultados diferenciados entre las comunas que eligen 6, 8 o 10 concejales se observa que en las comunas que eligen 6 concejales el efecto negativo es mucho mayor, disminuyendo un poco en las comunas que eligen 8, y disminuyendo bastante más en las comunas que eligen 10.

Lo anterior no debiera sorprender a nadie que tenga un mínimo de conocimientos electorales, pues el sistema D’Hondt es un sistema proporcional que premia a las listas mayoritarias en desmedro de las listas más débiles y su grado de proporcionalidad aumenta en la medida que se eligen más cargos por comunas.

Por tanto, estos resultados que son válidos para la Región Metropolitana, si se quisieran proyectar a todo el país, tenderán a empeorar bastante más al considerar que de las 345 comunas que hay en el país, 282 pertenecen al segmento que eligen 6 concejales y, peor aún, en todas las regiones (con excepción de la 5ta.) el promedio de votación del Frente Amplio es menor que el obtenido en la Región Metropolitana.

En definitiva, quien propicie que el Frente Amplio se presente en dos listas en las próximas elecciones de concejales, deberá reunir evidencias concretas y objetivas para convencer de que en esta comarca chilensis, plagada de orcos, gollums y saurones, dos enanos pueden equiparar todo el potencial de un Elfo.


Efren Osorio, es experto electoral,Delegado Nacional del Partido Humanista y Presidente de Fundación Moebius y David Fuchs es estudiante Ciencias Políticas PUC e investigador Fundación Moebius.