Cultura

María Rosa Yorio, la mujer que inspiró a Charly

Por: Johanna Watson / Publicado: 08.08.2019
maria-rosa-yorio / / CNN Radio Argentina
Es la ex mujer de Charly García y madre de Migue, el hijo que tuvieron juntos. Hace un par de meses lanzó en Argentina "Asesínenme, Rock y Feminismo en los años 70", un libro autobiográfico donde narra cronológicamente su relación con el padre del rock latino desde que era un joven soñador e incipiente Sui Generis, hasta convertirse en un rockstar. Sin embargo, su historia no se escribe únicamente atrás del telón; también fue una de las mujeres pioneras en el rock trasandino por entonces dominio de exponentes masculinos.

En su libro, María Rosa habla desprejuiciadamente de abortos, uso de sustancias, infidelidades, sexo, amor, maternidad y un largo listado de sucesos que vivió en esos años. También detalla que varias canciones de Sui Generis están inspiradas en ella, la más conocida Rasguña las piedras: “Fui, sin duda alguna la inspiración. La canción era un mensaje para mí”, dice en sus páginas. Relata también que otras canciones del dúo y de la carrera posterior de Charly como solista llevan algo de ella en sus letras, como Asesíname.

Asistimos a un show de María Rosa en un lugar ubicado en plena Av. Corrientes en Buenos Aires, el Paseo La Plaza, un boulevard lleno de salitas inspiradas en Los Beatles. La cita con la cantante ocurrió en la sala Ringo Star, donde sostuvo un encuentro íntimo con sus seguidores. Acompañada por un guitarrista y un tecladista, su repertorio abarca temas propios, de Charly García y otros autores argentinos populares, como Litto Nebbia. Apenas asoma al escenario el público la aplaude y corea, ella se deja querer. A la salida regala firmas y se saca fotos con los asistentes que la esperan para llevarse ese recuerdo con ella. 

-¿Cómo te decidiste a escribir esta autobiografía?

-Hace muchos años que venían pidiéndome que escriba un libro. Tú sabes, todo lo que tiene que ver con Charly siempre es importante, aparte que siempre me decían que ciertas cuestiones de la primerísima época solamente yo las había vivido, como el comienzo de Sui Generis. Cuando llegó el momento de escribir tuve que lidiar con los ghostwriters, ellos no querían ver ninguna falla en el gran maestro, entonces tuve que quedarme sola escribiendo porque a ellos no les cerraba la idea de lo que yo quería contar. Aparte, cuando vos como mujer tenés que defender algo, tampoco podés defenderlo muy enojada, porque sino quedás como “la loquita”. Tuve que hacerlo “con amor”, digamos, y escribir esta parte de la historia, que fue una época complicada en el país. Fue hermoso sentarme a escribir y sentir que podía ponerle música a esa escritura.

-Porque está escrito por una persona que además se dedica a la música…

-Sí, aparte imagináte que continuar cantando en este momento del país es complicado, es difícil cortar tickets, pero yo siempre intento mantenerme bien para que mi show sea muy intenso. Me parece muy importante que a esta edad, a esta altura de mi vida yo pueda seguir brindando un espectáculo y que la gente lo vibre.

-En tu libro cuentas aspectos íntimos de tu relación con Charly

-Yo ya de joven había leído bastante, gracias a Dios, las bibliotecas cuidaron mi espíritu y mi corazón, entonces hice una terapia muy larga que me ayudó a elaborar lo que me había pasado y eso me fortaleció mucho para poder escribir mi historia. La gente lo está recibiendo con mucho cariño y me parece interesante que no sea una recopilación solo de ensayos o de recitales, sino que sea una vivencia, y que al mismo tiempo Charly quede como el gran maestro que es, al que todos queremos y amamos. Pero mostrar esa “manchita” que había en la relación, esa pequeña dificultad que hubo me pone contenta. A veces me acuesto en la noche y digo: pucha, poder escribir una historia tan personal es muy importante.

-¿Cómo convivía en esa época el machismo con el feminismo y el rock? 

-Lo importante para mí era la música, siempre lo fue desde muy jovencita, entonces, a pesar de las dificultades que había, la música, las armonías, las letras, hacían que yo pudiera subir al escenario y mostrar ese arte. Eso me mantuvo viva muchos años, ese pequeño entrenamiento que tuve, y por más que por ahí había épocas en las que no se me convocaba para actuar, yo estuve siempre y sabía lo que tenía que hacer arriba del escenario. La música y el feminismo para mí fueron eso, mantener la llamita de mi vida, a pesar que fue muy difícil, porque imagináte, en el libro cuento sobre mis depresiones, dificultades, los ninguneos que tuve que vivir, sin embargo el arte hizo que pudiera seguir viva.

Además de las canciones escritas para ti, cuentas en el libro que fuiste tú quien inculcaste algunas ideas políticas e ideológicas en Charly. Existe un documental en Netflix, donde Yoko Ono explica que fue ella quién venía con  el concepto de “imaginar” y que se lo traspasó a John Lennon. Gracias a esas ideas es que él el termina escribiendo la canción Imagine. ¿También quieres hacer una especie de justicia contigo en este libro?

-Claro, sin duda fue un acto de justicia conmigo para explicar por qué me fui con uno y con otro, que fue una búsqueda del amor y que lo importante fueron las canciones que quedaron.

© Alejandro Oropeza

Fuiste la compañera del inicio de Charly, ¿cómo recuerdas esos años?

-Con mucha inocencia, por ejemplo nunca tuvimos auto, nunca supimos lo que era hacer una vacación así como se usa ahora, nuestro timón era la música, las actuaciones y el pensamiento. Lo veo como algo muy valorable, porque hoy se pone como algo primordial el consumo, los bienes materiales. 

-En tu libro cuentas que tuviste que someterte a unos abortos ¿apoyas hoy el aborto terapéutico?

-Hay que solidarizar con las mujeres que no pueden tener un aborto en una clínica costosa. Hay muchas mujeres que sufren, de hecho yo quedé herida físicamente con una de estas intervenciones, por eso entiendo muy bien, y a pesar de que soy cristiana, puedo involucrar en mis afectos esta situación. Tal vez en el futuro todos tengamos la información necesaria para abordar este tema con mayor profundidad, pero hoy es necesario que la medicina pública se haga cargo. Estamos en un estado de emergencia.

Volviendo a tu libro, cuentas que Charly te comentó que Spinetta era un mal guitarrista.

-Pensemos que estamos hablando de dos chicos, que recién nos conocíamos. Imagináte que en su fantasía era “vamos a bajarlo un poquito, a ver si esta chica tan linda, tan inteligente y que canta tan lindo se me va con el otro”. Pero Charly ama a Spinetta, es su gran referente musical, poética y artísticamente, solamente fue un comentario que surgió en un momento diciendo “guarda, que yo soy un gran músico”.

-En varias partes del libro te describes y hablas de tus lados de luz y oscuridad. ¿Cuál de esos aspectos atrajo a Charly y por qué?

-Para mí siempre es la luz, lo que pasa es que tuve que lidiar y meterme en un lugar de dudas, de confusión, de rebeldía para poder después renacer y eso creo que él lo vió. ¿Viste esa canción que dice “No quiero saber nada con la miseria del mundo hoy”? Claro, yo estaba siempre diciendo “¡mirá el mundo que ruin, que jodido que es!” Y, bueno, él tenía ese costado frívolo y encantador que hacía que para él fuera importante disfrutar de todos los momentos.

¿Cuáles son tus expectativas con tu libro?

-El libro me dio la oportunidad para grabar un nuevo disco, porque ha sido un “boom”. Me ofrecieron grabar, que es lo que más me interesa, lo que más me gusta, cantar. También tengo ganas de escribir una cosita que tengo en la mente sobre un alter ego un poco mayor, que es como una especie de detective, pero bueno, vamos a ver como lo puedo llevar a cabo.

-¿Tienes pensado ir a presentar tu libro a Chile?

-Eso depende de ustedes, a mí me encantaría.

Contenido relacionado

“Por los ojos del pueblo”: El Concierto a beneficio de Fabiola Campillai y Gustavo Gatica

Los Bunkers regresan luego de cinco años de receso con concierto en la denominada “Plaza de la Dignidad”

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Circo Beat: 25 años del “circo más sexy, más alto y más tonto” de Fito Páez

Andrés Calamaro: sí se puede vivir del amor

Guasones regresa a Chile con presentación en el Club Chocolate