El Martes pasado, la Corte de Apelaciones de Valparaíso rechazó la demanda presentada por Consorcio S.A. contra Bomberos de Valparaíso. Este recurso acusaba la existencia de una supuesta ilegalidad y competencia desleal por parte de CBV. Sin embargo perdieron, y es muy probable sigan perdiendo.

La ironía está en que, por el mismo minuto de estacionamiento, Bomberos cobra $15 pesos, su tarifa se ajusta por minuto, y la abnegación de esta institución por Valparaíso es una retribución invaluable. Consorcio S.A. en cambio, en el mismo plan de la ciudad, nos cobra $600 pesos, indistintamente usemos 1 o 30 minutos. Otro contrato lesivo, otra herencia de la vieja política.

La demanda contra Bomberos no hace otra cosa más que demostrar la torpeza de sus dueños por intentar evitar a toda costa “perder su negocio en Valparaíso”, y desencadenar así, un “efecto dominó de cierres de contratos en sus distintas empresas filiales a nivel nacional”. Cabe mencionar que en Valdivia, esta misma empresa, se encuentra en juicio por daño patrimonial, a propósito de la construcción de los estacionamientos subterráneos en Plaza La República.

El primer Cuerpo de Bomberos voluntarios nació en 1851 en Valparaíso, quienes vienen cuidando desde entonces a la ciudad y su gente. El Sr. Cristian Coronel Dubreuil y su nocivo negocio para nuestra ciudad, en ese entonces, aun no pensaban siquiera en nacer. Demandar a Bomberos por un cobro menor al de dicha empresa, no hace más que profundizar la indignación de porteñas y porteños en contra de su empresa, evidenciando así, la desesperación de uso propietarios, dada la incertidumbre por el futuro de la administración de los parquímetros en nuestra ciudad.

Esta lucha por concluir con el abuso de las empresas de parquímetros en Valparaíso, no termina hasta recuperar el último estacionamiento de nuestras calles de la ciudad, para luego ponerlos al servicio de las y los porteños.

Demanda a bomberos, una señal de Consorcio desesperado.