Este día domingo 11 de agosto se convocó a marchar en contra de la migración. Justamente el mismo día en que se celebra mundialmente el día del niño. Aquel mismo día, existen aquellos que se reúnen para marchar en contra de niños y padres que emigran, no voluntariamente, sino que forzados por circunstancias que ya no les permitían formar una familia en su tierra de origen.

Aceptamos debatir sobre la migración, pero marchar contra los migrantes es irresponsable si no se considera el odio que se puede sembrar en la sociedad, en los colegios donde crecerán estos niños.

Nosotros esperamos que todos los niños migrantes hayan tenido un feliz día, les damos la bienvenida a nuestro país a todos ustedes y a sus padres, porque aquí hay muchos que sí quieren al amigo cuando es forastero.