Los ciclistas chilenos Antonio Cabrera y Felipe Peñaloza podrían perder las medallas de oro que ganaron en los Panamericanos de Lima el pasado 4 de agosto debido a un incidente que protagonizaron en el aeropuerto de Medellín, en la previa del certamen deportivo.

El pasado 24 de junio, durante los días previos a la competencia, Cabrera y Peñaloza fueron retenidos con sustancias “dopantes” en suelo colombiano, país donde arribaron para realizar su última etapa de preparación de cara a los Juegos Panamericanos.

“Portaban mucha clonazepam, en jarabe, solución oral y pastillas, además de unos sobres de testosterona, y unas ampollas. Con las leyes colombianas, lo único que pudimos definir como algo prohibido fue el clonazepam… Esas ampollas con líquido transparente… Eran frascos de vidrio sin nombre y su contenido no se pudo verificar”, sostuvo en aquella ocasión el subteniente de la policía colombiana, Óscar Ochoa.

Esta detención podría derivar en una sanción para los deportistas nacionales, quienes podrían llegar a perder el oro que ganaron juntos en la pista madison, el bronce en el cuarteto de persecución y el oro ganado por Peñaloza en el ómnium.

“No puedo dar ninguna opinión sobre un caso que se está investigando y siguiendo un proceso”, señaló a el Mercurio la directora de la Agencia Mundial Antidopaje para Latinoamérica, María José Pesce.

Si es que se llega a confirmar que los deportistas chilenos viajaban con sustancias prohibidas por el Código antidopaje, sus medallas podrían estar en peligro e incluso podrían recibir un castigo de hasta 4 años.