La sociedad Inversiones Arriagui Limitada adquirió recientemente el inmueble ubicado en calle Irán N°3037, en Macul, denominada “Venda Sexy” o “Discoteque” (ex centro de detención de la DINA). La inmobiliaria compró el sitio, el 24 de abril pasado, a la sociedad Aluminios Centauro Limitada en $221 millones. Una venta que se produjo pese a que el sitio fue declarado Monumento Histórico el 11 de mayo de 2016, por el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN).

Batriz Bataszew (65) es sobreviviente de este recinto de torturas por donde pasaron cerca de 30 mujeres que fueron vejadas sexualmente por agentes de la dictadura militar.

Explica que la Ley de Monumentos Nacionales establece que los monumentos históricos están sujetos al control y supervigilancia del CMN, y todo trabajo de conservación, reparación o restauración de ellos estará sujeta a su autorización previa.

“Es altamente probable que, a partir de esta venta, se pueda llegar a la destrucción física del recinto. En términos legales tenemos muy pocas opciones: la Constitución protege la propiedad privada y la memoria no es un bien protegido. Por ende, los dueños privados pueden vender las casas. Pero lo único que le corresponde fiscalizar al CMN es que la casa no debe ser modificada”, indica a El Desconcierto.

Y a esto agrega: “Durante el gobierno de Michelle Bachelet se le hizo un ofrecimiento al dueño de la propiedad por cerca de $360 millones. Pero él no aceptó porque quería $480 millones por la casa. Hoy, la vende al 45% del valor que estaba pidiendo en ese momento”.

Por lo mismo, junto al colectivo de mujeres sobrevivientes, hicieron un llamado a que el actual gobierno nuevamente solicite su compra para recuperar la memoria activa de las mujeres como un acto de reparación por parte del Estado chileno.