Este martes la justicia decretó una medida cautelar de prisión preventiva en contra de un imputado, como presunto autor de un delito de violación cuya víctima es su hermana menor con discapacidad intelectual. El caso criminal era investigado de manera informal desde hace un año por la PDI y la fiscalía.

Según informó Diario El Centro, los ataques sexuales se remontan a enero y julio del año pasado, todos ocurridos en el domicilio familiar ubicado en el barrio norte de Talca. El fiscal Pedro Salgado, con especialidad para investigar delitos de connotación sexual, explicó que el 10 de julio la víctima fue derivada de urgencia al Hospital Regional de Talca.

La víctima primero fue diagnosticada con un aborto incompleto. El médico ginecólogo que atendió a la joven realizó la denuncia por abuso sexual y así, según el fiscal, se instruyeron de inmediato las diligencias investigas a la PDI de Talca.

Examen de ADN

La Brigada Investigadora de Delitos Sexuales interrogaron a los padres y dos hermanos mayores de la víctima. Además, reunieron información la información sobre el estado de salud de la joven, quien tiene una discapacidad intelectual y que también se encuentra postrada.  

El fiscal explicó al juez, Américo Castro, que la personalidad y edad mental de la víctima corresponden a la de una bebé de nueve meses. Así mismo detalló que en enero de este año se realizó la toma de muestras de sangre a la familia de la joven para cruzar los ADN de ellos con la evidencia biológica del aborto incompleto.  

Ese cruce de datos fue realizado por la sección de genética forense del Servicio Médico Legal (SML) de Santiago. El resultado llegó a la fiscalía de Talca la semana pasada. El peritaje estableció que la paternidad del aborto incompleto corresponde al imputado en un 99,99%. 

Dos agravantes

El fiscal exigió la medida cautelar de prisión preventiva para el imputado porque su libertad constituye un peligro para la seguridad de la sociedad y de la víctima, basándose en dos agravantes: es un familiar directo de la joven y  que se encuentra en un estado de indefensión.

En tanto, la abogada Paz Díaz, de la Defensoría Penal Pública, se opuso a la petición de la fiscalía, argumentando que el imputado no ha evadido la acción de la justicia, que la joven siempre ha estado bajo el estricto cuidado de su madre y también que el imputado no tiene condenas anteriores.

Sin embargo, el juez ordenó el ingreso del detenido a la cárcel de Talca. A su vez, estableció el plazo de dos meses para la investigación e instruyó a Gendarmería que informe, a petición de la defensa, si el imputado puede cumplir la medida cautelar en una unidad penal distinta.