“Nunca nadie dijo que esto iba a ser fácil”, con esas palabras el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, celebró la aprobación del proyecto de reforma tributaria del Gobierno en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados. Una aprobación que dejó contento al Ejecutivo, pues incluyó la denominada “integración”, duramente criticada por la oposición por beneficiar a los grandes empresarios, pero que con el apoyo de la DC el Gobierno finalmente pudo imponer. 

En la ocasión el ministro Larraín añadió que “por supuesto que queda un camino por recorrer, el proyecto no está despachado (del Congreso), pero nosotros estamos confiados y vamos a trabajar para que el proyecto sea despachado durante este año y en la forma más pronta posible“. 

El camino al que hace referencia el ministro comenzará a trazarse este miércoles y jueves, cuando el proyecto del Gobierno sea analizado y votado en Sala en la misma Cámara. Tras esta instancia, el proyecto podrá ser despachado al Senado, en donde en su Segundo Trámite Constitucional, deberá nuevamente ser analizado por los parlamentarios. 

Pacto de la DC

Conocido es el pacto que la DC firmó con el Gobierno en esta materia. A este respecto, el ministro de Hacienda afirmó que “nosotros estamos conscientes del acuerdo que hemos firmado, vamos a respetar nuestra parte y creemos firmemente que va a ser respetado el compromiso de quienes firmaron con nosotros y siempre esto está disponible para que haya un acuerdo más amplio”. 

Larraín también invitó a otros sectores a sumarse al pacto, “pero sin perder las bases, el objetivo, y sin desdibujar el objetivo que planteó el Gobierno, que es estimular la inversión, el crecimiento y el empleo”. 

La adhesión de los DC´s a lo acordado fue confirmada por el diputado de la colectividad Gabriel Ascencio, quien afirmó que “hay un compromiso del Partido Demócrata Cristiano de respaldar la reforma tributaria si se daban determinadas condiciones. Esas condiciones se han ido cumpliendo, entonces, el compromiso lo vamos a cumplir”. 

Pero Ascencio fue incluso más allá y añadió que “la gran mayoría de los diputados demócrata cristianos va a respaldar con su voto el compromiso que el partido tuvo con el Ministerio de Hacienda”. 

Con esto, la discusión del proyecto se dará ahora en la Sala de la Cámara de Diputados, desde donde de ser aprobado, deberá continuar con su tramitación en el Senado.