Desde una geografía soñada que impacta a simple vista: un valle rodeado de cumbres nevadas, la cordillera costera chilena, a orillas del Río Mapocho.

Es la ciudad más importante de la República de Chile, concentra en su territorio el centro financiero, administrativo y cultural del país trasandino.

Cuenta con un elevado nivel de interconexión: aérea a través del Aeropuerto Internacional Arturo Merino Benítez, por vía terrestre desde la Ruta 5 Panamericana Norte y Sur, acceso 68, para conectar con el área costera y la Autopista del Sol. Desde la República Argentina, abordando la Ruta Inter 57 y luego el cruce del Paso Los Libertadores. Además de varias líneas de ómnibus y trenes a disposición.

La oferta de hoteles en santiago contempla todas las categorías desde presupuestos orientados en satisfacer a los diferentes públicos, necesidades y preferencias. Las opciones son variadas, con estilo e identidad propia, pueden incluir desayuno, Wi-Fi gratis en áreas comunes, gimnasio, estacionamiento sin cargo, restaurante, piscina al aire libre…

Porque dentro del amplio catálogo de los hoteles en Santiago, sobresalen: Gran Palace, Plaza San Francisco, Kennedy, Director Vitacura, Capital Bellet, Capital San Pablo, Eurotel El Bosque, Ladera, Park Plaza, La Sebastiana, Almacruz, Plaza El Bosque Ebro.

Nuevas tendencias en viajes y turismo

Nunca antes, como en estos tiempos, estas tendencias del mercado turístico indican que cuando se elige determinado hotel, no sólo se procura un lugar para pasar la noche o darse una ducha…El viajero busca algo más, puede ser diseño, vista panorámica, jugos o tragos, etc. Sin duda, para tener en cuenta.

Una propuesta para compartir todo el año, pero que la temporada invernal tiene ese toque exclusivo de sus centros de Esquí Valle Nevado, La Parva, Farallones, El Colorado, Lagunillas, entre otros.

El clima se define como mediterráneo frío continental. La temperatura media anual ronda los catorce grados y en invierno, la mínima se ubica en los ocho grados centígrados.

Cuánto para ver y disfrutar junto a los afectos y en solitario, como por ejemplo: Casco Céntro Histórico, Palacio de La Moneda, Plaza de Armas, Iglesia Catedral, Parque Metropolitano, Jardín Zoológico, Casa Colorada, Barrios Bellavista, Las Condes y Providencia, La Chascona-Casa Museo del gran poeta chileno, premio nobel de Literatura Pablo Neruda-, Complejo de Museos Dominicos, la histórica Bodega Concha y Toro, Museo de Arte Precolombino, etc

El Cerro San Cristóbal merecería un capítulo aparte. En lengua quechua “Tupahue”, es decir, el Centinela. La mejor vista junto a la icónica escultura de la Virgen, parte del Santuario de la Inmaculada Concepción, que puede ser apreciada desde cualquier punto de la ciudad. A través del histórico Funicular-inaugurado en 1925-, podrás subir al reconocido Cerro. El recorrido de alrededor de quinientos metros, dispone de tres paradas: Estación Central, Zoológico y Cumbre. Si el turista lo desea podrá bajar caminando, ya que no existe ningún inconveniente al respecto.

Dentro de las comidas típicas que, en algunas presentaciones, surgen de la fusión entre la cocina de las Comunidades Originarias y la presencia europea, se destacan: el Caldillo de Congrio-el Poeta Neruda le dedicó una de sus Odas-, Humitas, Pastel de Jaiba, Pernil, Pollo al Barro, Sopa de Mariscos, Pescado Frito, Sopaipillas, Pastel de Choclo, Cazuelas, y Carbonadas. ¿Para el postre? Torta Curicana, Leche Nevada, Chilenitos y Picarones…

Los más importantes viñedos se encuentran en Santiago

Concepción, Valle de Colchagua y Valparaíso. La impronta y la calidad de los vinos chilenos recorren el mundo. Otras bebidas representativas son el Pisco, Chicha, y cocteles donde se combinan vino blanco, pisco, helado de piña, canela y aguardiente…

Con respecto a la movida cultural es sumamente atractiva y diversa. Alrededor de cuarenta galerías de arte, treinta museos, la bohemia cool del Barrio Bellavista,-el lugar elegido por intelectuales y artistas-, con sus tiendas de diseño, artesanía, joyería en Lapislázuli, la piedra dueña de un azul intenso, personalísimo, salas teatrales, pubs y restoranes gourmet, son sólo algunas de las sugerencias para compartir en este lugar de Santiago pleno de encanto, como su gente siempre dispuesta, un pueblo con identidad dentro de una gran ciudad. Imperdible a cualquier hora del día, pero las noches, no se olvidan.