Las víctimas y sobrevivientes que denuncian abuso sexual por parte del sacerdote Bernardino Piñera, tío del presidente Sebastián Piñera, demostraron su molestia hacia las autoridades gubernamentales por la defensa que realizaron hacia el mandatario.

Piñera dijo que toda acusación debe ser investigada y puso en duda la credibilidad de los hechos luego que se supo la denuncia. El ministro del Interior y primo del presidente, Andrés Chadwick, lo apoyó: “Lo que ha dicho me interpreta plenamente”.

Por su parte, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, escribió en su cuenta de Twitter: “Cuestra creer el cuento del tío”. Además de Mañalich, el ex intendente de la Araucanía, Luis Mayol, se burló escribiendo: “Noticia en desarrollo: Citan a declarar a los Huasos Quincheros para que informen sobre todo lo que sepan del ‘Cura de mi Pueblo’ , que en parte de la canción dice: ‘Cura de mi pueblo, cuando yo era niño, me dabas santitos y me hacías cariño’. Dicha falta no estaría prescrita”.

Ante esto, el vocero de la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico Chile, Jaime Concha, exigió que Piñera se disculpe, argumentando con el “derecho al tiempo que tiene toda víctima de abuso sexual infantil para hablar cuando pueda y no cuando deba hablar. Sus palabras son revictimazantes para los sobrevivientes”. 

También se sumó el denunciante de abuso sexual clerical, Jaime Pulgar, quién dijo: “Aún no se ha hecho público el nombre de la persona y ya lo están denostando. Esto es lo que hemos vivido por muchos años los denunciantes”.

De igual forma, la vocera de la agrupación Madres de Chile, Ximena Astorga, manifestó que es necesario que Piñera pida disculpas. 

En ese sentido, Astorga ahondó en que son muchos los factores que influyen en el retraso de las denuncias: “Esos bloqueos son a nivel psicológico y pueden durar muchos años y recién recuerdan. Asimismo, hay otros que por opción deciden callar. Puede ser en cualquier momento”.

En tanto, la presidenta de la agrupación No + Abuso Sexual Infantil, Claudia Guerrero, calificó las palabras de Piñera como “desafortunadas”. Además, concluyó diciendo: “Queremos creer que realmente lo pilló en un mal momento”.