Un día como hoy, en 1782, falleció Bartolina Sisa, lideresa aymara que luchó por los derechos de su pueblo. Desde el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América, realizado en Tiahuanaco (Bolivia), en 1983, se instaló esta fecha para conmemorar a las mujeres que defienden los derechos territoriales y preservan la cultura ancestral.

Según un informe de Amnistía Internacional, en los últimos años un conflicto que enfrentan ciertas comunidades de América Latina es la persecución a lideresas indígenas y ambientalistas.

Este estudio recalca que las mujeres desempeñan un papel crucial y que se enfrentan a riesgos específicos tanto por sus actividades como por poner en entredicho los papeles tradicionales que la sociedad les ha asignado.

Señala que las defensoras territoriales son marginadas, intimidadas, enfrentan amenazas y han sido sometidas a la desaparición forzada e incluso asesinadas, como el caso de la hondureña Berta Cáceres o la activista mapuche Macarena Valdés.

También es conocida la situación que enfrentó Lorenza Cayuhan de parir engrillada a su hija Sayen, que se ha convertido en un caso claro de las vulneraciones que enfrentan las mujeres indígenas. Finalmente, después de un proceso de judicialización de su caso, hace unos días se concoció la multa a los gendarmes responsables que asciende a $96.000.

Trabajo, vivienda y pensiones

Las mujeres indígenas se enfrentan a nuevos problemas que vulneran sus derechos humanos. Al hablar respecto a su ingreso promedio, existe una diferencia de $36.145 menos respecto a la renta percibida por los hombres indígenas; $63.692 menos que las mujeres no indígenas y $160.901 menos que los hombres no indígenas, de acuerdo a una radiografía realizada Etnográfica Researc, que publicaron este jueves.

Al puntualizar en la pobreza por ingresos, el estudio indica que las mujeres indígenas son las más pobres, alcanzado el 14,7%, que en términos numéricos es un estimado de 131.983 de ellas; de las cuáles el 3,9% vive en pobreza extrema, es decir, 34.903.

Mientras que al observar el monto de las jubilaciones, las mujeres indígenas reciben $170.849 en promedio, y la mitad solo recibe $132.000. Ellas obtienen en promedio $29.606 menos que las mujeres no indígenas, $72.836 menos que los hombres indígenas y $121.206 menos que los hombres no indígenas.

La situación de vivienda también es precaria: es el grupo que en mayor proporción vive en condiciones de hacinamiento, alcanzado el 12,2%.

Revisa aquí el informe completo: Reporte Día de la Mujer Indígena 02-09