En el contexto de la discusión por la jornada laboral de 45 o 40 horas, un reportaje de T13 examinó las asistencias de los diputados a la Cámara baja. En dicho examen, se encontró que un alto porcentaje de los diputados llega tarde, y con bastante frecuencia, a las sesiones de la Sala y de las comisiones. Un caso particular, fue el diputado UDI Joaquín Lavín León, quien lidera los retrasos, habiendo llegado tarde a 82% de las sesiones en 2018.

En total, durante el 2018 se realizaron 137 sesiones en Sala. Durante ese año, el 35% de los parlamentarios llegó tarde a la mitad de esas sesiones.

Además, un 24% de los diputados llegó tarde a más de un tercio, y los tres diputados más impuntuales, llegaron a casi 80% de las sesiones con atrasos de más de una hora. 

El caso ejemplar de esta situación es el del diputado Joaquín Lavín, hijo del alcalde de Las Condes, quien llegó tarde a un 82,4% de las sesiones con un promedio de 58 minutos de atraso.

Al respecto, el UDI afirmó “Sé que he llegado atrasado, he tenido problemas para llegar desde temprano, pero tengo otros compromisos también que son importantes de cumplir y no he podido compatibilizarlo todavía“. “Son los mismos electores los que tienen que evaluar cómo cumple uno su función“, agregó Lavín.

Al otro extremo, el diputado DC René Saffirio, que vive y se traslada desde Temuco a Valparaíso, solo ha llegado tarde al 3,6% de las sesiones, con un atraso promedio de 0,1 minutos. 

El podio

Las cifras de Lavín, por descabelladas que parezcan, no son una realidad aislada. Al menos otros ocho diputados comparten niveles de retraso similares al UDI, y provienen de distintos sectores políticos.

Junto a Lavín hijo se encuentran los diputados Pedro Velazquez del PRI, con 82% de impuntualidad y 48,6 minutos promedio, el ex DC Raúl Soto, con 81% de impuntualidad y 36 minutos de atraso promedio, el radical Cosme Mellado, con 76% de impuntualidad y 25 minutos de retraso promedio, la PS Daniella Cicardini, con 76,5% de impuntualidad y 25 minutos de retraso promedio, la RN Marcela Sabat, con 76% de impuntualidad y 35 minutos de retraso promedio, la PPD Cristina Girardi, con 75% de impuntualidad y 39 minutos de retraso promedio, el PS Juan Santana, con 74% de impuntualidad y 19 minutos de retraso promedio y finalmente, la RN Paulina Nuñez, con 73% de impuntualidad y 43 minutos de retraso promedio.

Muchos de los diputados se justifican en el trabajo distrital que realizan. Al respecto cabe recordar, que una semana al mes para los diputados es “semana distrital”, creada con la intención de ser ocupada por los diputados para realizar las actividades propias de su distrito.

Sobre esta realidad, el profesor de Derecho de la Universidad de Chile, Luis Cordero, afirmó en el mismo programa: “después pasan estos fiascos no, donde los parlamentarios dicen, es que vote sin saber“. “La ausencia es muy sensible a la calidad del sistema democrático“, agregó Cordero.