En Chile y en la región de La Araucanía, los recursos hídricos están en riesgo. El cambio climático llegó para quedarse, llegó para generar una tremenda incertidumbre sobre la disponibilidad de agua para consumo humano.

Durante más de una década -desde el 2008- la zona centro-sur enfrenta una megasequía que ha roto récords históricos, dejando cientos de animales muertos y pérdidas millonarias para los agricultores de ese sector.

Y según datos internacionales, Chile aparece liderando la lista de los países con “alto estrés hídrico”, a solo un lugar de los países que actualmente se encuentran en una situación extrema.

En lo personal, recuerdo inviernos mucho más lluviosos en La Araucanía. El tiempo está cambiando, al igual que el clima, eso es indudable.

Desgraciadamente, la sequía y la falta del vital elemento para consumo humano se percibe con más fuerza en nuestra vasta zona rural durante el verano, convirtiéndonos en la región que más depende del uso de camiones aljibes en el país.

También es importante cuidar nuestros recursos hídricos, no podemos hipotecar el futuro de nuestros hijos y nietos vendiendo los derechos de aguas a empresas extranjeras. No podemos seguir especulando con este recurso, hay que ordenar la casa en esta materia.

Por eso esta crisis requiere de instituciones robustas que funcionen de manera eficiente, para una correcta coordinación, planificación y ejecución de las políticas públicas de la gestión de nuestros recursos hídricos.

Por esto, como miembro de la Comisión de Recursos Hídricos, he presentado un Proyecto de Resolución para solicitarle al Presidente, que a través del Ministerio de Obras Públicas, impulse la creación de una Subsecretaría de Recursos Hídricos.

La creación de este organismo es una promesa incumplida del gobierno pasado, muy necesaria para poder administrar nuestra agua de la mejor manera.

De forma necia hemos ignorado desde hace siete años recomendaciones del Banco Mundial a nuestro país, entre las que destaca la creación de esta repartición, algo que ya no podemos obviar. La lucha por el agua es hoy.


Diputado Evópoli por La Araucanía