Fue el Cuarto Tribunal Oral en lo Penal de Santiago el que condenó al suboficial (R) de Carabineros Francisco Arzola, a pasar 22 años en prisión por torturas reiteradas y falsificación de instrumento público.

Como han informado diversos medios, el ex uniformado conocido como el “paco nazi”, fue declarado culpable y condenado a 17 años por el delito de torturas y tormentos reiterados, y a cinco años y un día por falsificación de instrumento público, lo cual hizo también en numerosas ocasiones.

“Se trata de una condena histórica, emblemática”, dijo la fiscal Tania Sironvalle, quien aclaró que el condenado deberá cumplir su pena de forma consecutiva y que no podrá ser beneficiado con ninguna medida alternativa a la privación de libertad.

“Estos hechos ocurrieron todos al interior de un bus institucional de Carabineros, donde la víctimas eran trasladados por controles de identidad que no eran efectivos y por fiscalización de comercio ambulante. Cuando estaban privadas de libertad eran brutalmente golpeadas, estranguladas, humilladas e insultadas”, declaro la fiscal según Cooperativa.

Arzola y Rodrigo Muñoz Cid – quien también fue condenado a ocho años de presidio por torturas – pertenecían a la 21° Comisaría de Estación Central, y junto con otros 14 carabineros que aún están siendo investigados, fueron denunciados por un grupo de comerciantes del barrio Meiggs, que acusaron los delitos que se cometían durante su traslado y estadía en el recinto policial.

A raíz de esto, los usuarios y usuarias de redes sociales aplaudieron la sentencia, pero también cuestionaron el hecho de que en la investigación interna realizada por Carabineros en su momento, Arzola hubiera salido absuelto, a pesar de todos los antecedentes que se proporcionaron. Además mostraron preocupación por los otros casos de tortura y funcionarios policiales opresores que existen en las demás comisarías del país, argumentos bajo los que piden una reestructuración urgente de la institución.

Mira las reacciones aquí: