El pasado viernes 13 de septiembre el Comandante en jefe de la Armada, Julio Leiva, respondió a un recurso de protección presentado por el abogado, Luis Rendón, por no retirar la estatua de José Toribio Merino, que se encuentra en el museo naval de Valparaíso, y aseguró que su decisión no vulnera ninguna ley.

En su respuesta a la Corte de Apelaciones de Santiago, Leiva pidió que se rechace el recurso en todas su partes y volvió a reafirmar que la Armada de Chile “al instalar la estatua en el año 2002, cumplió todas las normas que regulan la materia, tal como lo ha señalado la Contraloría General de la República“.

El uniformado hizo referencia al Dictamen Nº 32.951 de 2015, que señala que por “encontrarse la estatua ubicada al interior del inmueble fiscal que alberga el Museo Marítimo Nacional, no se trata de un “monumento público”, dado que ese inmueble no corresponde a alguno de los lugares públicos a que se refiere el artículo 17º de la ley Nº 17.288, sobre Monumentos Nacionales, por lo que se trata de un bien fiscal que, como se ha señalado, es además recinto militar”.

En la misma línea, el Almirante señala que “la sola circunstancia que la estatua haya sido erigida y mantenida en honor de un ex Comandante en Jefe de la Armada de Chile, dota al acto de toda razonabilidad, pues es justo y razonable que una institución como la Armada rinda homenaje a un ex Comandante en Jefe por los méritos que estima le corresponden, sin perjuicio de las actuaciones políticas que el homenajeado haya debido cumplir en una etapa de nuestra historia, las cuales no aparecen de ninguna manera reflejadas ni ponderadas en su monumento“.

Junto con esto, Leiva enfatiza en que Merino fue “comandante en Jefe de la Armada hasta el día 8 de marzo de 1990, fecha en la que se acogió a retiro, sin que nunca haya sido condenado por algún delito que impida efectuarle un reconocimiento por la institución a la que perteneció y dentro un recinto militar que se encuentra a cargo de ella”.

Cabe recordar que en agosto de 2018 la Cámara de Diputados aprobó, con 73 votos a favor, un proyecto de acuerdo que buscaba remover la estatua en homenaje al ex miembro de la Junta Militar.