Durante esta jornada, el volante nacional Charles Aránguiz explicó los motivos por los cuales rechazó la capitanía de la selección en el último partido amistoso frente a Honduras. “No quise aceptar la capitanía por respeto a Claudio Bravo”, manifestó el jugador del Bayer Leverkusen.

En conversación con el Canal del Fútbol, el “príncipe” sostuvo que le expresó sus razones al técnico Reinaldo Rueda, quien le ofreció la jineta en la previa del encuentro ante los centroamericanos.

“Se habla de timidez, de miedo. Me da risa que se digan esas cosas. ¿Miedo? Vivo hace 30 años en mi población con mi vieja. ¿Miedo a qué? ¿A ponerme una cinta en el brazo? Si no lo hice, fue por respeto a Claudio”, aclaró.

Junto con esto, Aránguiz señaló que si el golero del Manchester City no hubiera estado en la cancha “habría sido un orgullo llevar el brazalete”.

El capitan es Gary

A pesar del respeto que le tiene el puentealtino al arquero, el mediocampista no dudó en manifestar, quien tiene el liderazgo ahora dentro del equipo.

“Hoy, nuestro capitán es Gary. Pero cuando estemos todos y Claudio sienta que es el momento, tenemos que conversar. Si no, seguiremos esperando que él se sienta cómodo”, expresó.

En la misma línea, el ex U. de Chile manifestó que “esperemos que se solucione pronto todo esto. Para mí, insisto, nuestro capitán es Gary. Claudio no supo arreglar el tema pronto o de la mejor forma. Pero eso no quita el respeto que le tenemos”.