Activistas humanitarios denunciaron este sábado que un líder indígena hondureño fue asesinado por desconocidos, en el departamento de Yoro, a 220 kilómetros al norte de la capital del país centroamericano.

La policía local confirmó que el cadáver encontrado en la jurisdicción de Locomapa, corresponde a Milgen Idán Soto Ávila, de 29 años, quien luchaba hace tiempo por proteger el bosque de las empresas madereras, en las montañas de Yoro.

Así lo informa el portal internacional de noticias DW, que también confirma que el joven miembro del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ) había recibido amenazas por parte de la empresa maderera Inmare. Estas se produjeron debido a que Soto lideraba un movimiento contra la depredación de los bosques en la zona de la tribu San Francisco Locomapa, el cual se oponía justamente a los trabajos de Inmare, según confirmó a la agencia comunicacional un abogado defensor del medio ambiente.

Soto se habría visto con la responsabilidad de asumir este liderazgo luego de que ocho ambientalistas, que dirigían la lucha contra los aserraderos, fueran criminalizados por los tribunales, que dieron la orden judicial de que estas personas no continuaran con sus protestas.

En febrero de este año, otros dos tolupanes – raza indígena de Milgen Soto – que habrían estado emparentados con este último, fueron asesinados por defender sus territorios de terratenientes, según pone en antecedente DW. Honduras está catalogado como uno de los países más peligrosos para los dirigentes y activistas medio ambientales, pues las amenazas y muertes son pan de cada día para estos, como han informado diversos organismos humanitarios internacionales.

Este es el mismo país donde en 2016 dieron muerte a Berta Cáceres, dirigente lenca que luchaba contra una hidroeléctrica, en uno de los casos más emblemáticos y bullados de asesinatos a líderes ecologistas en Latinoamérica.