En marzo de 2018 la Universidad de Chile y la Subsecretaría de Telecomunicaciones (SUBTEL) firmaron un convenio para alojar en Chile el enorme volumen de información provista por el Programa Copernicus, iniciativa de la Unión Europea para la observación y vigilancia de la Tierra. Uno de los principales productos de esta alianza, de nuestro país con la Agencia Europea del Espacio (ESA), es la página web Datos Copernicus, la cual ya se encuentra disponible.

El sitio, desarrollado por la U. de Chile, pondrá a disposición de los usuarios el repositorio de datos del Programa Copernicus sobre nuestro país de forma gratuita, expedita y abierta a todo público. “La mayor ventaja es que ahorrarán hasta 90% del tiempo en descargar las imágenes. Hasta hoy algunas de estas imágenes podían demorar horas en ser descargadas desde Europa. Ahora, al tenerlas acá en Chile, la obtención puede hacerse en minutos”, explica Florencio Utreras, académico de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Casa de Bello y uno de los impulsores de este proyecto.

La información provista por la red de satélites SENTINEL y las diferentes agencias europeas participantes del Programa Copernicus permitirán hacer seguimiento de diversos fenómenos en el tiempo al entregar datos actualizados del territorio nacional cada cinco o seis días, que es el tiempo que demora un satélite en pasar por el mismo punto. “Actualmente estamos enfocados en información solamente de Chile con un volumen de descarga de medio terabyte por día, pero a futuro el plan es ampliar la observación a toda América Latina”, agrega Utreras.

La Embajadora de la Unión Europea en Chile, Stella Zervoudaki, enfatizó el hito que significa la apertura de esta plataforma para la cooperación entre Europa y nuestro país. “Es muy grande el poder de una observación inteligente de la tierra en una época donde las tecnologías, los datos y los servicios espaciales se han vuelto indispensables para la vida cotidiana de los ciudadanos y desempeñan una función esencial a la hora de diseñar políticas públicas”. La representante europea subrayó que este lanzamiento es clave para el Programa Copernicus en Chile y formará una sólida base para fortalecer la ya excelente cooperación entre la Unión Europea y Chile. “El programa Copernicus es el fruto de la excelencia tecnológica e industrial europea y de la importancia que concede la Unión Europea a la política espacial”, finalizó la Embajadora.

Aplicaciones ilimitadas

El Centro de Modelamiento Matemático (CMM) de la U. de Chile es actualmente la unidad encargada de almacenar los datos obtenidos desde Europa en las modernas instalaciones del edificio 851 de calle Beauchef.

En el pasado, Copernicus ha asistido a Chile con datos en momentos de desastres, específicamente durante los incendios forestales de 2017 y luego del terremoto de 2015, ocurrido en la Región de Coquimbo. Esta información, comenta Utreras, ha sido recientemente utilizada para supervisar el desarrollo de la industria salmonera, “por ejemplo para ver cómo están posicionadas las balsas y si están ajustadas a las autorizaciones. Hemos estado trabajando con otras instituciones para monitorear relaves de minas, y en temas de aguas para supervigilar glaciares y la variación hídrica de lagos”.

La nueva plataforma tiene como propósito abrir los datos a todo tipo de público. “El usuario va a poder interactuar con este sitio web marcando en un mapa la zona que le interese. El sitio le dirá las imágenes que están disponibles y va a poder conseguirlas de forma gratuita, sin tener que descargarla desde Europa”, indica. Otra de las ventajas de este repositorio alojado en la U. de Chile, es que no sólo ofrece imágenes del espectro visible, también entrega información en distintas bandas de frecuencia electromagnética. De esta forma, a partir de datos de los distintos instrumentos de monitoreo satelital y terrestre -incluyendo radares y sensores infrarrojos- es posible hacer aritmética para llegar a identificar datos invisibles al ojo humano como, por ejemplo, la variedad de especies vegetales en un territorio y su estado de sanidad.

“Las distintas agencias del Estado ya no tendrán la restricción del costo para acceder a este nivel de información. El sector privado, asimismo, tendrá la oportunidad de desarrollar nuevos productos y servicios en áreas como agricultura, minería, pesca, seguridad o turismo, sólo por nombrar algunas. Muchas empresas en Europa actualmente producen servicios innovadores a partir de la información de estos satélites combinada con datos de sensores en tierra”. Con estas palabras, el Rector Ennio Vivaldi anunciaba en marzo de 2018 los ilimitados alcances prácticos de esta herramienta.

Trabajo para el desarrollo del país

Diariamente la red producirá cerca de 10 terabytes de datos de alta calidad a través de instrumentos de monitoreo distribuidos en 30 satélites que implementará el Programa Copernicus en los próximos años. Chile tendrá acceso privilegiado a esta base producto de la alianza en que la U. de Chile actúa como Responsable del Repositorio de Copernicus para nuestro país. Distintos equipos investigación del plantel están trabajando en proyectos de investigación asociados a esta fuente de información, entre los que hay grupos de las facultades de Arquitectura y Urbanismo, Ciencias Físicas y Matemáticas, Ciencias Forestales y de la Conservación de la Naturaleza, y Ciencias Agronómicas, entre otras.

“Copernicus es una herramienta que tiene el potencial de crear soluciones para los desafíos globales que enfrentamos”, dijo Uli Wienrich, Jefa de la Sección de Economía y Comercio de la Unión Europea en Chile. En esta línea, agregó que “con un poco de investigación e inversión, los datos que proporciona Copernicus, pueden transformarse en aplicaciones concretas que pueden tener gran valor comercial y también social. Por ejemplo para el manejo en tiempo real de recursos costeros, mineros, agrícolas, así como prevenir o gestionar riesgos asociados al cambio climático y desastres naturales. El repositorio permitirá apoyar las decisiones políticas del Estado y las decisiones económicas de operadores privados, así como facilitar el desarrollo de productos y servicios innovadores especialmente por parte de start ups o pequeñas y medianas empresas innovadoras”.

Durante el lanzamiento de la plataforma, realizado el pasado viernes 27 de septiembre, el director del Centro de Modelamiento Matemático de la U. de Chile (CMM), Alejandro Maass, llamó a grupos de la Universidad, de otras instituciones, del Estado y de la sociedad civil a aprovechar las oportunidades que ofrece el acceso a esta herramienta. “Copernicus representa una manera de hacer ciencia multidisciplinaria y generar mucho valor en la economía y en el Estado de Chile… Tenemos tremendos desafíos en el océano, tenemos desafíos en el agro, en los glaciares, en los territorios, y esta infraestructura crítica que estamos haciendo propia gracias a la generosidad de la Comunidad Europea de entregar sus productos, estamos haciendo propio algo que nos va a servir para el desarrollo de nuestro país”, afirmó.