fbpx
Internacional

Elecciones portuguesas: izquierdas y ecologistas avanzan, y extrema derecha elige solo un diputado

Por: Victor Farinelli / Publicado: 07.10.2019
Elecciones portuguesas: izquierdas y ecologistas avanzan, y extrema derecha elige solo un diputado portugal /
La “Geringonça” política de la izquierda portuguesa ha logrado el resultado de este domingo justamente porque ha funcionado muy bien, a punto de ya ser usado como modelo para muchos políticos de centro-izquierda de otros países: recientemente, el peronista Alberto Fernández, favorito para vencer las elecciones presidenciales en Argentina, visitó Lisboa y afirmó que pretende emular algunas de las políticas adoptadas por los lusitanos en los últimos cuatro años.

El exitoso modelo socioeconómico adoptado por el gobierno progresista de Portugal fue puesto a prueba en las urnas este domingo (6/10), y el resultado fue el esperado: una victoria mayúscula de los partidos de izquierda y ecologistas que componen la llamada “Geringonça”, que juntos obtuvieron casi un 60% de los votos, lo que significa la mantención del socialista António Costa en el cargo de primer-ministro.

El partido del presidente fue el gran ganador de la jornada: el Partido Socialista (PS) ganó 20 nuevas sillas en el parlamento, saltando de las 86 en 2015 a 106 en la próxima legislatura, gracias a los 36,7% de los votos obtenidos. Para conformar la mayoría, contará con el apoyo del Bloque de Izquierda (BE, por su sigla en portugués), que mantuvo sus 19 cupos obtenidos hace cuatro años.

El Partido Comunista Portugués (PCP) fue el único de la izquierda que pierde terreno, con 3 representantes menos a partir de ahora, quedando con 14. Sin embargo, los ecologistas se quedaron con esas vacantes, gracias al crecimiento significativo del partido PAN (cuya sigla significa Personas Animales y Naturaleza) que saltó de 1 a 4 parlamentarios.

Los partidos de la derecha sufrieron un duro revés. El Partido Social Demócrata (PSD) perdió 12 vacantes, quedando con 77. Al igual que en Brasil, los socialdemócratas portugueses son los principales defensores de la derecha neoliberal, y aliada de los grandes grupos financieros. El otro referente de la derecha fue aún más golpeado: el Partido Popular (PP) perdió 13 cupos, quedando solamente con 5 diputados. Al igual que su homónimo español, el partido es un símbolo del conservadurismo portugués, además de conocido como una especie de heredero político de la dictadura de António Salazar (1932-1968).

Al igual que en España (con el partido Vox), la ultraderecha hizo su debut electoral en Portugal a través del Chega, pero su resultado fue bastante diferente de lo que ha sido la tendencia en Europa y el mundo. Con solamente 1,3% de los votos, los extremistas lograron solamente un único cupo parlamentario.

Es curioso que el resultado de ese sector de discurso anti inmigración es idéntico al de un otro partido debutante, que es su antítesis: el Livre es el nuevo integrante de la “Geringonça” y tiene una plataforma “antirracista, feminista y de defensa de las libertades civiles” según su presidenta y ahora parlamentaria, Joacine Katar Moreira, una mujer negra e inmigrante, nacida en Guinea-Bisáu.

La composición del nuevo parlamento contará con 61% de hombres y 38% de mujeres. Además, las elecciones registraron una abstención de 45,5% y un 41% de renovación entre los ocupantes.

¿Qué es la “Geringonça”?

En 2015, el PSD fue el partido con mayor número de votos en las elecciones legislativas, y por la tradición portuguesa, debería ser conducido al poder con la aceptación de los demás. Sin embargo, en una movida inédita en la historia del país, los partidos de izquierda se unieron para permitir que el PS, segundo en la votación, asumiera el poder, con el BE, el PCP y los ecologistas formando una coalición.

Sin embargo, ese apoyo al PS fue solamente para evitar un nuevo gobierno de los socialdemócratas, que habían endeudado al país con el Fondo Monetario Internacional (FMI), lo que significó duros años de ajustes y cogobierno con la Troika europea, en una situación similar (aunque menos dramática) que la que hubo en Grecia en los mismos años. Es decir, los demás partidos de izquierda, proporcionaron los votos para que el PS tuviera mayoría parlamentaria, pero no quisieron participar del gobierno ni ocupar cargos o ministerios.

De hecho, la palabra “geringonça” en portugués se usa para designar a una máquina rara o hecha improvisadamente. En general se usa peyorativamente, para cosas que logran obtener resultados, pero que no funcionan muy bien.

Sin embargo, la “Geringonça” política de la izquierda portuguesa ha logrado el resultado de este domingo justamente porque ha funcionado muy bien, a punto de ya ser usado como modelo para muchos políticos de centro-izquierda de otros países: recientemente, el peronista Alberto Fernández, favorito para vencer las elecciones presidenciales en Argentina, visitó Lisboa y afirmó que pretende emular algunas de las políticas adoptadas por los lusitanos en los últimos cuatro años.

Contenido relacionado
Pacientes con COVID-19 leve o moderado tienen anticuerpos al menos cinco meses

Pacientes con COVID-19 leve o moderado tienen anticuerpos al menos cinco meses

El COVID-19 no da tregua: Macron anuncia un nuevo confinamiento de un mes para Francia

El COVID-19 no da tregua: Macron anuncia un nuevo confinamiento de un mes para Francia

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar
Crispi y la necesidad de un pacto amplio de oposición: «El Presidente Allende siempre entendió que el diálogo con el centro era muy importante»

Crispi y la necesidad de un pacto amplio de oposición: «El Presidente Allende siempre entendió que el diálogo con el centro era muy importante»

¡Nos ponemos de acuerdo o nos ponemos de acuerdo!

¡Nos ponemos de acuerdo o nos ponemos de acuerdo!

¿Es la unidad, estúpida?

¿Es la unidad, estúpida?