fbpx
Internacional

Chileno condenado en Malasia: “Es común que las personas del comercio sexual intimiden a los extranjeros”

Por: El Desconcierto / Publicado: 14.10.2019
Captura-de-pantalla-2018-05-02-a-las-12.57.26-899x600-e1555783636764 /
El chileno que hace ya seis meses se fugó de Malasia cuando esperaba la resolución de la Corte Apelaciones de dicho sobre país sobre su condena por asesinato, se refirió a lo "aterrador" de su experiencia y declinó referirse a los detalles de su fuga del país asiático afirmando: "no creo que sea correcto explicarlo".

Felipe Osiadacz, quien en abril de este año se fugó de Malasia luego de ser condenado por el asesinato de una mujer trans, concedió una entrevista a Tele 13, en la que se refirió a lo que él y el medio denominaron como la “pesadilla” de Osiadacz en Malasia.

El condenado a dos años de cárcel por el crimen, comenzó su relato afirmando que “es común que las personas del comercio sexual intimiden a los extranjeros” en Malasia y que “ante la insistencia” de su víctima, la mujer trans Yusaini Bin Ishak, de seguirlos, decidieron subir en ascensor a su pieza del hotel, para así evitar a la mujer.

“Cuando las puertas se estaban cerrando, viene esta persona y bloquea las puertas para que no podamos subir; ahí se pone más agresiva, nos tira un objeto contundente, trata de tirarnos un florero, lo paramos y lo trato de sostener en el piso, y me acuerdo que se movía y se movía; le pido a mi amigo que me ayude a sostenerlo, estamos unos minutos sosteniéndolo hasta que llega la policía”, dice el relato de Osiadacz.

Luego, Osiadacz afirmó que nunca se le pasó por la mente que la persona podría llegar a estar muerta, “si nunca quisiste hacer nada malo, y al final se terminó transformando en una tremenda pesadilla. Nunca obré pensando hacerle daño a alguien. Voy a tener que vivir con eso el resto de mi vida“, señaló.

Te puede interesar: Chileno culpable de homicidio de mujer trans en Malasia se fuga de la justicia y regresa a Chile

Luego de su detención, el chileno que tras su fuga del país asiático fue recibido con brazos abiertos por la Cancillería chilena, afirmó que “la policía nos dijo que no nos preocupáramos, que a lo más íbamos a estar cuatro días bajo investigación y que después nos iban a dejar libres, que todo había sido un accidente”, pero que ya en la cárcel, “los gendarmes en los calabozos nos decían ‘ustedes vienen a mi país a matar gente, se van a ir a la horca‘, y nos hacían gestos de la horca”.

En ese contexto, Osiadacz afirmó que “los primeros seis meses fueron aterradores, una experiencia que no se la doy a nadie”. “No sé cómo no me volví loco”, agregó.

También afirmó que “le rogaba al universo que me llevara durante el sueño, quería dejar de vivir ese sufrimiento que estaba viviendo, tan intenso, tan fuerte, tan terrorífico, tan lamentable”.

Al ser consultado por su regreso a Chile, una de las incógnitas más importantes de su caso, el condenado por asesinato evitó ahondar en cómo lo logró, y afirmó que “no creo que sea correcto explicarlo“.

Contenido relacionado

Estados Unidos alcanza los 100 mil casos de personas infectadas con coronavirus

Italia nuevamente supera su récord de fallecidos por coronavirus: casi 1.000 en 24 horas

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Tiroteo en Alemania deja 11 muertos: Presunto asesino tendría motivos ultraderechistas

“Que esta vez los responsables políticos, como Sebastián Piñera, paguen”: El mensaje de Álex Anwandter en la noche en que el Patagual pidió la renuncia del Presidente

El rechazo a ex director de Canal 13 por criticar a profesor Roberto Campos