Cultura

Jorge Baradit: “Esto es pueblo autoconvocado puro y duro”

Por: César Tudela / Publicado: 21.10.2019
baradit / Agencia Uno
El escritor nacional hace un crudo análisis del estallido social que ha vivido el país este fin de semana y afirma que, la única solución posible para ir en un camino de unión y solución, es un cambio constitucional, pero que el problema sería que “Piñera no tiene ni la altura moral ni mucho menos la voluntad política para llevarlo adelante”, según sentencia.

“AÑOS hablando de los abusos que hinchaban la olla a presión. AÑOS comentando la rabia y la frustración de los «resentidos sociales» (…)  Y ellos «no lo vieron venir»”. Desde hace días, el escritor Jorge Baradit viene narrando y haciendo un diagnóstico del estallido social a través de su cuenta de Twitter. Consultado por El Desconcierto, el autor de la trilogía de la “Historia Secreta de Chile”, hace un análisis de este movimiento que durante todo el fin de semana se ha tomado la agenda socio-política a raíz de las masivas protestas que han ocurrido en todo el país.

Este estallido social no tiene ninguna bandera política. Uno ve en las calles que no hay ninguna organización de ningún partido político; es el pueblo de Chile autoconvocado, hastiado por un modelo de sociedad que ya no concuerdan.

Esto no se trata ya de los $30 del Metro, sino que se trata de todo. Esto en realidad comenzó el año 2010-2011 con las primeras manifestaciones masivas de la gente, donde uno encontraba todo lo que estaba mal: la salud, la previsión, la educación, el saqueo de nuestras riquezas naturales, los privilegios de la elite –que vive en Suiza a costa de un país que vive en Ruanda–. Este es un estallido social autoconvocado y tiene esa maravillosa inorganicidad que es un problema para el gobierno, porque no hay un líder con el cual conversar, no hay un comité con el cual acordar algo ni una cabeza que cortar.

El problema es que es un pueblo no solamente exigiendo cambios, es un pueblo cansado y enfermo. Gente que está explotando hacia dentro, hace décadas, en forma de estrés, ansiedad, sobrecarga laboral, exceso de deudas (que es la forma como este modelo le permite acercarse al consumo), violencia intrafamiliar, depresión, e incluso suicidios rituales en esa catedral del consumo que es el Costanera Center. Ellos no entienden, piensan que esto es nuevo y es porque la elite simplemente no le ve venir, porque no vive todo esto diariamente.

Este movimiento solamente puede producir un siguiente paso: una reforma constitucional. Es justamente esta Constitución la que genera estos privilegios y esta desigualdad. Es esta arquitectura política la que promueve y anida el problema que hay hoy día, de manera que el cambio no puede surgir de la misma arquitectura que produce el problema.

Si no queremos que esto se perpetúe, porque ya vimos que la primera medida del Presidente fue absolutamente ridícula –eliminar el alza de $30, como si ese fuese el problema–, esto se va a convertir en una bola de nieve que va a crecer y a crecer, y vamos a estar chuteándola hacia delante. Si queremos una solución real de fondo, Piñera debe renunciar, porque no tiene la estatura moral ni la voluntad política para llevar estos cambios adelantes, convocar elecciones a la brevedad, y que ese nuevo gobierno nazca mandatado para realizar una Asamblea Nacional Constituyente. Esa es la salida para un problema que es de fondo base como ningún otro.

Contenido relacionado

“Por los ojos del pueblo”: El Concierto a beneficio de Fabiola Campillai y Gustavo Gatica

Los Bunkers regresan luego de cinco años de receso con concierto en la denominada “Plaza de la Dignidad”

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Los ocho diputados de oposición que votaron junto a la derecha para salvar la presidencia de Piñera

Cumbre de los Pueblos 2019: Conclusiones y aprendizajes

Estado de Emergencia: Revelan que militares salieron a la calle con protocolo improvisado para mantener el orden público