fbpx
Nacional

Soldado formalizado por muerte de José Miguel Uribe tenía una condena por robo con intimidación

Por: El Desconcierto / Publicado: 23.10.2019
EHkYdXXXUAMchxh /
Juan Carlos Reyes arriesga una pena mínima de 10 años y un día de cárcel.

Este miércoles fue formalizado por el delito de homicidio el cabo del Ejército Juan Carlos Reyes, quien es acusado de dar muerte a José Miguel Uribe, en Curicó el pasado lunes.

El fiscal Jaime Rojas indicó durante la audiencia que el cabo del Regimiento Bellavista de Santiago tuvo en 2009 una condena por robo con intimidación cuando era menor de edad.

Con respecto a la muerte de Uribe, Rojas detalló que el militar disparó en dos ocasiones, una munición de salva y otra de guerra de un fusil Zig 7.65 que impactó en el tórax del joven, la cual provocó su muerte antes de llegar al hospital de la comuna.

Prisión preventiva

El tribunal de Garantía ordenó la prisión preventiva durante cuatro meses en un recinto militar al considerar peligro de fuga por ser un peligro para la sociedad.

El INDH anunció que se hará parte del caso y solicitará que la prisión preventiva se cumpla en un recinto de penal civil. Por su parte, la defensa de Reyes señaló que apelarán a la decisión del tribunal tras recopilar más antecedentes.

Juan Carlos Reyes arriesga una pena mínima de 10 años y un día de cárcel tras ser formalizado por el delito de homicidio.

Contenido relacionado

Con o sin Ley de Protección al Empleo, quienes pagan las crisis son los trabajadores: Los anexos de contrato y desvinculaciones en Falabella

VIDEO| “Esto le hará mal a los chilenos”: Así defendió la derecha (Y Pepe Auth) la no entrega del 10% de los fondos de la AFP

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Ocho bebés menores de un año han fallecido a causa del coronavirus en Chile

Nuevas formas de morir

La solitaria muerte de Rosa Chuqui: Un funeral, un celular y 4.700 kilómetros de distancia