Cultura

Fuerza y coraje, Chile!

Por: Pavel Piña / Publicado: 26.10.2019
En Chile privatizaron todo, transformaron a la salud y la educación en bienes de consumo y el fútbol corrió la misma suerte. Hoy está concesionado en manos de un grupo de empresarios, muchos de ellos ladrones, involucrados en estafas y evasión de impuestos, pero que por su posición y privilegios solo son castigados con multas o clases de ética.
  “Pasen la pelota, que esta no es su torta ni del que se la compró y un negocio transformó”. 
Pasen la pelota, Guachupé.

Chile despertó. Es la frase que se canta en las calles y plazas.

Luego de que un panel de expertos decidiera subir 30 pesos el pasaje, estalló la chispa. Las autoridades, que con sus declaraciones solo enfurecían al pueblo, generaron un escenario en el que se llegó a un punto de no retorno. Se acabó la idea de Chile como “el oasis de Latinoamérica”.

El movimiento social que se ha manifestado en las calles ha impactado en todas las áreas de nuestra sociedad y el fútbol no podía quedar al margen. Producto de la situación actual la ANFP suspendió el fútbol hasta nuevo aviso. Pero ¿es el desarrollo del campeonato lo único que nos remite al más popular de los deportes?

El viernes 18/10 la acción de evadir el metro terminó por provocar una movilización sin parangón en nuestro pasado reciente y al respecto el Club Social y Deportivo Colo-Colo sacó un comunicado con el título de #NoAlAlza, solidarizando con los millones de personas afectadas por el alza y manifestando el repudio a la represión contra los movilizados. Pero el modelo de sociedad impacta a los clubes más allá del alza en el costo de vida de sus hinchas y trabajadores.

En Chile privatizaron todo, transformaron a la salud y la educación en bienes de consumo y el fútbol corrió la misma suerte. Hoy está concesionado en manos de un grupo de empresarios, muchos de ellos ladrones, involucrados en estafas y evasión de impuestos, pero que por su posición y privilegios solo son castigados con multas o clases de ética.

Pero hace varios años que los hinchas y los clubes (corporaciones) se vienen organizando. Tratando de lograr avances, los socios se han movilizado, se armaron organizaciones, filiales, realizan actividades deportivas, sociales, culturales y artísticas. Uno de los resultados de la movilización del fútbol fue ANCOH (Agrupación Nacional de Clubes y Organizaciones de Hinchas) que agrupa a Colo-Colo; Santiago Wanderers; Magallanes; Alta la frente; Nuestra Cruzada; Católica para su gente; Movimiento Ñublenses de esfuerzo y valor; Asociación Hinchas Azules; Agrupación de acción evertoniana; Agrupación San Luis de sus hinchas; Los del Valle y La banda cementera. Este grupo, producto de los acontecimientos, sacó un comunicado en que exige la salida de militares, también dando cuenta de la codicia que se hizo cargo de nuestro fútbol. Además en los últimos días vimos a hinchas de distintos equipos marchar juntos.

Pero el fútbol, además de los clubes y sus hinchas, también se conforma con los jugadores, los que se han transformado en referentes para millones de personas. Y no han pasado desapercibidos, muchos han estado atentos a redes sociales para ver la opinión que expresan, incluso, algunos han recibido críticas como son los casos de Alexis Sánchez y Marcelo Díaz, quienes han sido señalados por darle más importancia al orden y la seguridad que a las reivindicaciones del pueblo. También ha estado en la mira Arturo Vidal por guardar silencio.

Están los que se han manifestado. Dentro de los primeros en salir a decir algo podemos nombrar a Claudio Bravo: “Vendieron a los privados nuestra agua, luz, gas, educación, salud, jubilación, medicamentos, nuestros caminos, bosques, el salar de Atacama, los glaciares, el transporte. Algo más?, No queremos un Chile de algunos pocos. Queremos un Chile de todos”. Y luego de los pobres anuncios de Piñera, publicó la definición de la palabra Migaja.

Cuando la protesta social estalló, comenzaron a manifestarse hechos de violencia que llamaron mucho la atención, quema de estaciones de metro, barricadas en todas las comunas y la situación se le volvió incontrolable al gobierno. Fue ahí cuando Sebastián Piñera declaró que estábamos en guerra. Esa declaración fue otro motor de protesta para la gente. Fue el momento en que  Gary Medel publicó: “Una guerra necesita dos bandos y acá somos un solo pueblo que necesita igualdad”. Y llamó a que las autoridades escuchen al pueblo y dejen de jugar con él.

Las protestas se mantuvieron y más y más jugadores comenzaron a entregar su opinión y a hacerse parte de este proceso social. En una fotografía en que se le ve entre humo negro producto de barricadas Matías Cano, jugador de Coquimbo Unido escribió: “Porque vivimos en el mismo mundo, en el mismo país, en la misma ciudad es imposible no involucrarse. Hoy con mi papá en las calles de Coquimbo, manifestándonos pacíficamente, por un Chile más justo, el pueblo está hablando, es hora de escucharlo y atender sus necesidades. Fuerza y coraje, Chile”.

Con el correr de las horas se intensificaron las situaciones violentas y el gobierno en su ineptitud decidió declarar a Santiago en Estado de Emergencia, sacar a los militares a la calle y establecer toque de queda. Lo que generó un repudio de la mayor parte del país. Marcelo Pablo Barticciotto publicó: #QueSeVayanLosMilicos es lo que queremos todos” y Charles Aranguiz le puso “Aguante Chile” a una foto en que sale un lienzo con la frase “Ni perdón ni olvido. La dictadura aún dura”.

Y la movilización sigue, en diversas partes se han visto a jugadores y técnicos presentes en las protestas, hace poco se difundió un video con Mario Salas protestando en la calle. 

Una de las grandes interrogantes que existe en todos los niveles, es la respuesta al estallido. Frente a la ausencia de referentes políticos legítimos, las demandas ciudadanas recaen en organizaciones sociales, más que en partidos políticos tradicionales. Aunque de todos modos, también hay personas que se atreven a proponer soluciones, como es el caso de Nicolás Maturana, jugador de la Universidad de Concepción quién no tiene dudas de que la solución es una nueva constitución, emanada desde una asamblea constituyente y así poder solucionar el malestar social actual: “Durante todos estos años, Chile ha crecido para unos pocos. Cualquier otra solución será solo un parche”.

 

Contenido relacionado

Actor Juan Carlos Maldonado homenajea a víctimas de violaciones a los Derechos Humanos en Bélgica

¿Por qué protestan los chilenos?: La crisis vista por los inmigrantes de Estación Central

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Mediadores de un nuevo relato para Chile

Chile: no hay peor gobierno que el que no quiere ver

“Chile en marcha”: una marcha que iba para otro lado