Cartas

Declaración Feministas Autónomas

Por: Feministas autónomas / Publicado: 27.10.2019
mujeres /
No transamos con el mentiroso discurso de “unidad”. No puede existir “unidad” si no se tienen en cuenta las injusticias territoriales, de clase, raza, género, sexo y sexualidad que nos atraviesan. Este territorio lo habitamos distintos pueblos: gente indígena, migrante y chilena. Por esto destacamos y promovemos la acción territorial, pues los discursos de unidad homogenizan exigencias y demandas para excluir lo que nos diferencia.

Somos mujeres y lesbianas feministas autoconvocadas, autónomas, antirracistas y sobrevivientes de las diversas expresiones de la violencia patriarcal ejercida sobre nuestras cuerpas. Hoy decimos, fuerte y claro, que nos declaramos en estado de rebeldía.

Advertimos que, tal como ocurrió hace 40 años, se está gestando un pacto en que la clase política, desde diferentes frentes, está negociando nuestra lucha popular bajo principios neoliberales que siguen sosteniendo una cultura patriarcal.

Denunciamos que estos principios han permitido el saqueo estatal permanente de nuestros saberes, cuerpas y territorios. Así nos transformaron en recursos a disposición del mercado a través de una política de exterminio y precarización. Ésta nos encarceló en el lugar donde la violación de derechos fundamentales es empleada para defender una democracia que no es tal, pues siempre ha pertenecido a un grupo privilegiado. Han naturalizado que la excepción sea el orden y que -sin ningún apego al estado de derecho que dicen defender- implementen en las ciudades la misma práctica terrorista estatal que criminalizó y militarizó el Wallmapu y otras comunidades en resistencia.

El actual estado de emergencia nos afecta particular y diferenciadamente a las mujeres, cuestión que se demuestra en los casos de violencia política sexual perpetrada por miembros de las fuerzas del orden que se han denunciado y que hacen parte de la tradición documentada de este aparato de represión estatal en toda Latinoamérica. Para nosotras no existen tiempos de paz.

Enfatizamos que los los medios de comunicación masivos también son responsables, pues siguen mintiendo y ocultando información, subordinados al discurso del gobierno, invisibilizando las evidencias sobre saqueos permitidos, realizados y/o instigados por la autoridad policial. Reconocemos en esta práctica sin ética un objetivo: desinformar para infundir miedo y dividir al pueblo entre “violentistas” y “pacifistas”. Esto, para justificar la violencia militar que se valora como legítima restauradora de un orden que solo nos ha empobrecido en su más amplia definición.

Por esto último, es que no transamos con el mentiroso discurso de “unidad”. No puede existir “unidad” si no se tienen en cuenta las injusticias territoriales, de clase, raza, género, sexo y sexualidad que nos atraviesan. Este territorio lo habitamos distintos pueblos: gente indígena, migrante y chilena. Por esto destacamos y promovemos la acción territorial, pues los discursos de unidad homogenizan exigencias y demandas para excluir lo que nos diferencia.

Hemos comprendido que hay cuerpos que importan y otros que no. Nuestras cuerpas no importan y por lo mismo expresamos nuestra especial preocupación por mujeres que viven en la calle, mujeres indígenas, defensoras de la tierra, migrantes, lesbianas, trans y estudiantas.

Exigimos:

1.- El cese inmediato del Estado de Excepción.

2.- La desmilitarización inmediata del Wallmapu y de todas las comunidades en resistencia.

3.- La derogación de todas las disposiciones ilegales que castigan la protesta social vinculadas al Estado de Emergencia.

4.- Juicio y castigo a las autoridades políticas que no han sabido escuchar y responder a nuestras demandas.

5.- Juicio y castigo a las fuerzas del orden que han desaparecido, torturado, violado y asesinado, considerando con especial importancia agravantes como la raza, clase, sexo, sexualidad, discapacidad y edad.

6.- El cese inmediato del ocultamiento de información sobre violación de Derechos Humanos por parte de las autoridades competentes como el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

7.- Que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se manifieste y confronte concretamente las violaciones a los DDHH que se están ejecutando en Chile.

8.- Sanciones a los medios de comunicación masivos que han manipulado la información, ocultando la violencia policial, pese a las evidencias que circulan en redes sociales y medios libres y alternativos.

Nos declaramos en rebeldía frente a los antagonistas de nuestro proyecto feminista histórico

MUJERES Y LESBIANAS FEMINISTAS, AUTOCONVOCADAS, AUTÓNOMAS Y ANTIRRACISTAS

Contenido relacionado

Actores del mundo social, político e intelectual llaman a responder a las demandas del país

Homenaje al Negro Matapacos

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Ministro Espina advierte: “Las FF.AA están preparadas si es necesario decretar Estado de Emergencia”

Andrés Allamand: “Sin las FF.AA. es imposible normalizar el país”

“No juguemos a la letra chica”: Parlamentarios de oposición rechazan proyecto de Piñera para sacar militares a la calle sin decretos