Opinión

Periodismo en tiempos de crisis

Por: Faride Zerán / Publicado: 30.10.2019
andres masotto / Foto: Andrés Masotto
En los primeros días, el foco de la atención periodística no estaba en las causas que originaban la inédita revuelta ciudadana que como bola de nieve se iba expandiendo y aumentando en masividad, sino en aquellos hechos que espectacularizaban la noticia y, de paso, deslegitimaba la movilización social asociándola con los actos vandálicos. Y es que gran parte de la prensa omitió y eludió el tema de los derechos humanos, y solo más tarde, cuando las voces de alerta llegaron desde fuera de nuestras fronteras, escucharon el eco, y algunos recién lo empezaron a incorporar a sus pautas.

1.- Detrás del mea culpa de La Tercera

No bastó el mea culpa de uno de los dos medios del duopolio de la prensa escrita, el diario La Tercera, excusándose al día siguiente de que publicara una nota sin fuentes donde se acusaba   como instigadores de los actos vandálicos a grupos cubanos, y a venezolanos vinculados a  Maduro.

Y es que también en materia informativa, el periodismo, al igual que el gobierno, los partidos políticos, y gran parte de las instituciones, muchas de ellas desacreditas desde hace tiempo, no han estado a la altura de la magnitud y gravedad de los acontecimientos.

Como la imagen que circula en las redes mostrando un iceberg en cuya punta se ubica el alza del metro, y en la faz sumergida las desigualdades de un modelo neoliberal que arrasó con todo, incluyendo el derecho a una vida digna y segura, es decir a la salud, a la educación, a salarios éticos , a una vejez con pensiones  decentes,  a circular por la calles con tranquilidad , en definitiva, a vivir con futuro, lo que está detrás de la “fake news” de La Tercera aludiendo a una conspiración externa,  o del WhatsApp de audio de la esposa del Presidente de la República, advirtiendo de atentados a hospitales, de desabastecimiento y otros horrores provenientes de alienígenas , es una construcción del “enemigo externo” elaborada en alguna oscura oficina de aprendices y conspiradores.

La escena de un desencajado Presidente de las República diciéndole al país que estábamos en guerra contra un enemigo poderoso y agazapado, justificando con ello no solo su incapacidad de ver y escuchar, sino el Estado de Emergencia, toque de queda, militares en las calles, y abusos y atropellos a los derechos humanos, es otro ejemplo de que “el desliz” de La Tercera era la punta de otro iceberg. Uno sumergido en este caso en los intrincados laberintos de una inteligencia cuyas maniobras fueron abortadas no por obra de periodistas y partidos políticos atentos y comprometidos con la democracia, sino por los millones de hombres y mujeres que en los días siguientes se tomaron el país en multitudinarias movilizaciones ciudadanas sin precedentes en nuestra historia.

Esa construcción conspirativa merece no una sino varias explicaciones. ¿Quiénes están detrás de ellas? ¿Cómo se informa o desinforma al Presidente y a su círculo cercano?  ¿Por qué La Tercera, diario que suponíamos con estándares éticos mínimos, se hizo eco de una información tan compleja publicándola sin firma, sin fuentes, sin chequeos elementales?

Estas interrogantes merecen respuestas. Como también aquellas que apuntan a una frase que, en materia de DDHH, creímos que en Chile estaba tallada en piedra: “Nunca más”.

2.- Las tardías preguntas por los DDHH

Desde el inicio del estallido social que partió en Santiago como protesta contra el alza de las tarifas del metro, los canales de televisión iniciaron transmisiones casi ininterrumpidas cubriendo paso a paso los desórdenes, saqueos e incendios que se sucedieron en distintos puntos de Santiago y de otras ciudades del país.

En los primeros días, el foco de la atención periodística no estaba en las causas que originaban la inédita revuelta ciudadana que como bola de nieve se iba expandiendo y aumentando en masividad, sino en aquellos hechos que espectacularizaban la noticia y, de paso, deslegitimaba la movilización social asociándola con los actos vandálicos.

Pese a la declaración del estado de emergencia y toque de queda, los medios, salvo excepciones, no llamaron a reflexionar acerca de qué originaba tanta furia, desencanto, hastío en la población; no se preguntaron qué ocurría con los detenidos, por qué tantos muertos en los incendios, o qué estaba sucediendo con los manifestantes que se volcaban a las calles para hacer sonar sus cacerolas, o para exhibir su malestar. No interrogaron sobre la cantidad de balines disparados al cuerpo, al rostro, a los ojos de hombres, mujeres, jóvenes y niños, y menos por la violencia sexual ejercida contra mujeres e integrantes de las disidencias sexuales.

Y es que gran parte de la prensa durante los primeros días de iniciada la masiva protesta, omitió y eludió el tema de los derechos humanos, y solo más tarde, cuando las voces de alerta llegaron desde fuera de nuestras fronteras, escucharon el eco, y algunos recién lo empezaron a incorporar a sus pautas.

Mientras escribo estas líneas reviso el reporte de la Fiscalía del Ministerio Público:  23 muertos. El informe del INDH del 29 de octubre, sobre Monitoreo a Manifestaciones, señala que “se observa el incumplimiento de los protocolos para mantenimiento del orden público y de la circular  número 1832 sobre uso de la fuerza” y enumera a continuación : “detenciones arbitrarias; uso excesivo de la fuerza; uso indiscriminado de lacrimógenas; disparos al cuerpo;  lanza aguas en dirección al cuerpo, uso de perdigones  y balines; carabineros  y militares sin identificación”.

3.- Reportear en tiempos de crisis

Reportear en tiempos de crisis y convulsiones sociales no es fácil. Exige rigor, coraje y compromiso con la verdad. Exige también no solo interpelar a las fuentes sino a si mismo. Preguntarse, por ejemplo, lo que el Coordinador Académico de la Cátedra de DDHH de la U de Chile, señaló en una entrevista, a propósito de la violación de DDHH hoy en Chile:

“En Hong Kong llevan dos meses con protestas muchas de ellas muy violentas y no hay ningún muerto, y estamos hablando de la dictadura de China que se supone es una de las más atroces del mundo”.

Claramente, la vulneración de los derechos humanos no es un tema del pasado sino del presente. Y si bien reaparece hoy con fuerza producto de la crisis que estamos viviendo, se arrastra desde hace tiempo. Mientras termino estas líneas tengo en mi retina la imagen de hace un par de meses de las Fuerzas Especiales de carabineros ingresando a las salas de clases del Instituto Nacional, subiéndose a los techos, orinando en ellos. ¿Cómo hemos permitido estos niveles de abuso y   represión contra niños y adolescentes?  ¿En qué minuto se rompió el pacto del Nunca Más?

Mientras, la crisis institucional sigue su curso. El debate en torno al plebiscito, asamblea constituyente, y nuevo pacto social está en los cabildos que se replican en todo el país. Hay un nuevo Chile que se está moviendo entre la desazón y la esperanza, entre la incertidumbre y las ganas de futuro.

En esos intersticios, en esas grietas se escurre el buen periodismo con sus preguntas a veces sin respuestas. Ese periodismo, agudo, inteligente, bien formado que por un lado es capaz de tomarle el pulso a su tiempo, y también de sintonizar con él, pero sin dejar de lado su talante disidente e interpelador.

Faride Zerán
Contenido relacionado

¿Cuántos plebiscitos se necesitan para derogar una constitución?

Las naciones contra el Estado, ¿posible?

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Los primos acusados: Así influirá el destino Chadwick en la legitimidad de Piñera

Piñera apuesta al empate en el Día Internacional de los DD.HH y evita convocar a una Comisión de Verdad y Justicia

REDES| “No podemos normalizar la violación a los DD.HH”: Érika Olivera se llena de críticas por su negacionismo