País

Jaime Bassa y el neoliberalismo: “Si empezó en Chile, puede terminar en Chile”

Por: El Desconcierto / Publicado: 14.11.2019
Jaime-Bassa-03-900x600 /
En entrevista con El Desconcierto el abogado se refirió a diversos temas de la contingencia, elaboró una lista de cinco mitos en relación a las reformas constitucionales, y afirmó que "es particularmente preocupante que el gobierno no tenga capacidad para entender bien lo que está pasando y solo entienda esto en el formato del orden público". 

Durante la mañana de este jueves el abogado y académico Jaime Bassa conversó en una entrevista especial con El Desconcierto.

Bassa, quien en las últimas semanas ha adquirido bastante notoriedad luego de que diera un discurso ante el Congreso en el que cuestionaba la legalidad del Estado de Emergencia, se refirió a diversos temas, incluyendo dicho análisis, las violaciones a los derechos humanos, y los posibles prospectos de reforma constitucional que ya se comienzan a discutir.

Para Bassa hoy en Chile “corren días muy complejos para la democracia, no porque estemos en un estallido social sino por la forma en que el aparato del Estado se ha comportado ante el estallido social”. 

En la misma línea, el abogado agregó que “es particularmente preocupante que el gobierno no tenga capacidad para entender bien lo que está pasando y solo entienda esto en el formato del orden público“.

Cinco Mitos

En la entrevista Bassa elaboró además una lista de cinco mitos que se asocian comunmente a los posibles cambios constitucionales:

  1. Constitución panacea: “Una nueva Constitución no solucionará todos nuestros problemas. Pero, dado que la Constitución actual es parte del problema, es necesaria una nueva Constitución. Ahí diría yo que hay un mito”.
  2. Para cambiar las leyes no se requieren cambios constitucionales“: “Se dice no hay que cambiar la Constitución porque las AFP están en el decreto de ley 3.500. Y eso es verdad. Pero el mito está en que no podemos cambiar el decreto de ley 3.500 porque las reformas que se proponen son inconstitucionales. Entonces la única forma de avanzar en los cambios institucionales necesarios para garantizar pisos compartidos en materia de derechos sociales, es reformando las leyes, pero para eso hay que reforma la constitución”. 
  3. Política venezolana: “Venezuela es un país distinto de Chile, y eso significa que tiene historia distinta, antecedentes distintos, una oligarquía distinta también. Y por lo tanto no es posible usarlo como ejemplo para decir “ah en Venezuela hicieron esto acá va a pasar lo mismo“. Y además, hay una falla del sistema venezolano que acá no podemos replicar, y es que la Asamblea Constituyente no puede entenderse como soberana. La AC recibe un mandato específico, un plazo, cumplidos ambos la AC se disuelve de pleno derecho. Por eso esta idea de que vamos a tener una especie de Estado paralelo funcionando no es así. No puede usarse como argumento“.
  4. Cambios podrían resultar para peor: “Las cosas siempre se pueden hacer bien o mal. Y el hecho de este sobre la mesa la posibilidad de hacerlas mal no significa que debamos hacerlas. Una AC puede funcionar mal, obvio. Una de las formas de garantizarnos que esto funcione bien es reflexionar entorno a las condiciones de la deliberación”.
  5. El cambio constitucional no afectaría la vida de las personas: “El problema de eso es que caricaturiza los problemas reales de la gente. La única forma de empezar a solucionarlos, no la única solución, es cambiando la Constitución. Si empezamos a entender que los problemas de verdad que tenemos las personas normales, las que necesitamos trabajar para vivir, son aquellos elementos materiales compartidos, vamos a entender que detrás de esos pisos materiales compartidos están las demandas de la gente en la calle. Salud, educación, pensiones, trabajos, etc”.

Finalmente, Bassa fue consultado sobre si el estallido social podría ser considerado una revolución antineoliberal:

“Podría ser. Falta mucho por procesar. Es como si estuviéramos con un pie en la mierda y el otro pie en el aire. Tenemos un pie en la mierda y no sabemos para dónde va ese otro pie, tenemos pistas, sobre qué podríamos hacer con ese paso. Hay pilares valóricos, pilares éticos, para ir a mirar con humildad y con el moño agachado. Por ejemplo, feminismo, la política en clave femenina no tiene nada que ver con la política en clave masculina. Los pilares éticos de los pueblo originarios. El ecologismo. La reivindicación de lo común, como una alternativa al eje mañoso entre Estado y mercado. Y en quinto lugar, la reivindicación de la autodeterminación y el fortalecimiento por lo tanto de los gobiernos locales”, respondió Bassa.

“Entonces fíjate, tenemos cinco pilares teóricos valóricos densos, que nos permiten pensar una alternativa al neoliberalismo. O sea pensar qué podemos hacer con ese pie que está en el aire”, agregó luego.

Por último, el abogado reflexionó respecto del momento actual afirmando que “estamos en un momento muy triste, pero también de mucha esperanza. Y claro, tener la conciencia de que el neoliberalismo es una forma de organización de la sociedad, nos permite tener presente que puede tener un final. Si empezó en Chile, puede terminar en Chile”, concluyó.

Revisa aquí la entrevista completa:

 

Contenido relacionado

Mauricio Jürgensen relata en “Podemos hablar” violenta amenaza que recibió en un café

REDES| Indignación en redes sociales por campaña publicitaria de Falabella con niños tapándose un ojo

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

EN VIVO| Mira aquí “La Suma de Todos los Medios” de El Desconcierto, El Periodista y Clever

Los caminos constitucionales que proponen los expertos para reducir los elevados valores inmobiliarios

El fantasma de los 2/3: La determinante influencia del quórum en la asamblea que redactaría la nueva Constitución