País

El fantasma de los 2/3: La determinante influencia del quórum en la asamblea que redactaría la nueva Constitución

Por: Equipo El Desconcierto / Publicado: 15.11.2019
Temáticas de la Constitución de la Republica de Chile / 16 OCTUBRE de 2015 /VALPARAISO Fotografía de la constitución de la Republica de Chile en el salón plenario del Congreso Nacional. Después que la Presidenta de la Republica anuncio en su campaña el proceso para reformar la Constitución redactada por el régimen de Augusto Pinochet en 1980. FOTO: PABLO OVALLE ISASMENDI / AGENCIAUNO
La discusión por el quórum con el que funcionará la asamblea que redactará la nueva Constitución ha sido motivo de debate, luego del acuerdo al que llegó la mayoría de la oposición y el oficialismo. Desde el PC anunciaron que no se restarán del proceso y que presionarán para perfeccionar el pacto.

Ayer jueves, se logró un acuerdo histórico para realizar un plebiscito donde se le consultará al país si quiere cambiar la Constitución y el mecanismo para redactar una nueva carta magna. Las negociaciones que llevó adelante la mayoría de la oposición y el oficialismo se entramparon en un punto sensible: el quórum necesario para llegar a acuerdo dentro de la asamblea que construirá la nueva constitución, sea esta en una Convención Constituyente o Convención Mixta.

Parte de la oposición planteaba que 3/5 era un quórum que permitía avanzar hacia las transformaciones que se han exigido desde la calle, sin embargo, desde la derecha lucharon con uñas y dientes por los 2/3, representación que les ha permitido históricamente tener una posibilidad de veto frente a posibles cambios a la Constitución.

Todo se resolvió con el acuerdo de “hoja en blanco”, que permite escribir la Constitución de 0 y el quórum de 2/3. Luego, se hizo una conferencia de prensa con todos los partidos que suscribieron el pacto y se zanjó el acuerdo constituyente.

Sin embargo, el Partido Comunista (PC), el Partido Ecologista Verde (PEV), el Partido Humanista y Convergencia Social (CS), se restaron del acuerdo y criticaron el quórum que se estableció.

Ante esto, el diputado y presidente del PC, Guillermo Teillier, señaló que no se restarán del proceso, pero anticipó que van a tratar de perfeccionar el quórum en la discusión que se tiene que dar en el parlamento para aprobar la ley que concrete el acuerdo.

Cuando nos dicen que el quórum para producir los cambios para introducir las normas es de 2/3, nosotros hemos dicho que es muy alto, porque le entregamos el poder de veto a la minoría”, manifestó ayer.

Abogados despejan el temor del veto

Pese a los resquemores que existe con los 2/3, el abogado Jaime Bassa trató de poner paños fríos a esta controversia y aseguró que no existiría un poder de veto puesto que la asamblea que redacte la Constitución no operaría con una lógica “binominal”.

“El quórum de 2/3 es muy alto, pero como el órgano constituyente no será binominal, será muy difícil que opere como una trampa. No podemos confiarnos: nuestra participación en las elecciones constituyentes y en las deliberaciones es clave”, manifestó en su cuenta de Twitter.

En esa línea, agregó que “esos 2/3 serán el piso para que cualquier materia entre en la Constitución y funciona para todos los sectores por igual. Eso obligará a negociar en la constituyente, con los votos en la mano y no con la Constitución del 80 como trinchera“.

El abogado constitucionalista Fernando Atria también respaldó esta postura y afirmó que el problema de los 2/3 se da cuando uno quiere reformar la Constitución, sin embargo, como el proceso partirá con una hoja en blanco ya no existirá el poder de veto que ha tenido la derecha con su histórico 1/3 + 1, puesto que ese número de representantes solo podría evitar que algo quede en la Constitución.

Atria explica que “si son 100 miembros (en la asamblea constituyente) se necesitarán 66 votos para incluir algo en la constitución. ¿Qué pasa con lo que no obtiene 66 votos?, no queda en la constitución. 1/3 + 1 no puede hacer que algo se mantenga en la Constitución  por la vía de negarse a su reforma cómo podía hacer antes”, y agrega que si alguna materia no queda en la Carta Magna, ésta quedará sujeta a la ley y se votaría en el Congreso por mayoría.

Si usted quiere eliminar las trampas hoy día necesita 2/3. Entonces, 1/3 + 1 pueden negar sus votos y no se modifican las trampas y sigue siendo la Constitución tramposa. Pero si tu tienes que escribirlo de hoja en blanco necesitas tener 2/3 para ponerlo en la Constitución“, agrega.

El ex fiscal Gajardo también apoyó esta postura y explicó que “2/3 a partir de una página en blanco exige de todos generosidad para llegar a acuerdos, pues sin acuerdo la materia queda fuera de la constitución y sujeto a una simple mayoría legal”.

Sin embargo, fuentes de El Desconcierto plantean que existirían problemas si es que no se llega acuerdo en ciertas materias, como por ejemplo en la modificación de las atribuciones y composición del Tribunal Constitucional que se rige por una Ley Orgánica Constitucional (LOC). Si se llegara a dar la discusión en el parlamento con las LOC vigentes se requeriría un quórum de 4/7 para hacer los cambios y sería muy difícil poder generar esa reforma.

Ante esto, Atria afirma a este medio que “eso depende de lo que diga la nueva Constitución. Yo esperaría que ella va a eliminar la categoría completa de leyes orgánicas, por lo que todas ellas se transformarán en leyes ordinarias“.

Contenido relacionado

Nunca más el miedo: Un grito se transformó en fuego

Pérdida auditiva irreversible: Fonoaudiólogos rechazan el uso de disuasivos acústicos en protestas

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Oposición impulsará leyes para asegurar participación de indígenas, mujeres e independientes en proceso constituyente

Presidente del PC tras incidentes en sede de Calama: “Espero que no sea un montaje, pero tiene bastante cara de serlo”

Unidad para el Cambio propone que sea la propia Asamblea Constituyente quien defina su quórum