País

Carta | Intelectuales exigen garantías para una asamblea constituyente ciudadana

Por: El Desconcierto / Publicado: 28.11.2019
Temáticas de la Constitución de la Republica de Chile / 16 OCTUBRE de 2015 /VALPARAISO Fotografía de la constitución de la Republica de Chile en el salón plenario del Congreso Nacional. Después que la Presidenta de la Republica anuncio en su campaña el proceso para reformar la Constitución redactada por el régimen de Augusto Pinochet en 1980. FOTO: PABLO OVALLE ISASMENDI / AGENCIAUNO
Ha pasado más de una semana desde la firma de ese acuerdo en el Parlamento y nuestra percepción crítica se hace aún más evidente: las dudas en torno al proceso constituyente aumentan mientras se escuchan voces disonantes con un camino que lleve a la elaboración de una nueva Carta Fundamental elaborada por la ciudadanía. Actores de gobierno, parlamentarios y partidos parecen no escuchar, como se percibe a través de trascendidos y opiniones surgidas desde los medios de comunicación.

Gracias a la mayor y más prolongada movilización de la cual se tenga conocimiento, los chilenos y chilenas estamos situados en un momento histórico, en un periodo refundacional de la República que tenemos que ser capaces de comprender adecuadamente. Por primera vez, los ciudadanos de este país, tenemos la oportunidad de escribir con nuestras propias manos una nueva Constitución que rija los destinos de Chile por los próximos años.

En ese contexto, el 15 de noviembre se dio un paso crucial en este proceso, con la firma de un importante acuerdo suscrito entre un número considerable de partidos políticos con representación parlamentaria; en ese documento, se establece un itinerario para que el pueblo de Chile pueda darse una nueva Constitución. Al mismo tiempo, los firmantes aseguraron al país que, una vez promulgada y publicada la Nueva Constitución, la siempre cuestionada Constitución de 1980 dejaba de existir como carta magna.

Pocos días después, un grupo de personas provenientes de distintas áreas del conocimiento, dimos a conocer una Carta Abierta en la que hicimos ver que dicho acuerdo dejaba dudas que debían ser resueltas, y manifestamos las que -a nuestro juicio- son las prioridades planteadas por los ciudadanos y ciudadanas que desde octubre se manifiestan en las calles a través de las distintas regiones del país. En otros términos, buscamos recoger el sentir ciudadano y transmitirlo a las instituciones que corresponda con el objetivo de que las grandes decisiones sean tomadas teniendo como base la opinión e inquietudes de los verdaderos protagonistas de esta historia.

Por eso, en la Carta también demandamos a las autoridades respuestas claras y urgentes respecto de los aspectos vinculados a la necesaria protección social garantizada para todos. Asimismo, esbozamos una serie de propuestas que parten por afianzar el rol regulador del Estado y avanzar en un nuevo modelo de desarrollo del país inspirado en la sustentabilidad y la justicia social.

Ha pasado más de una semana desde la firma de ese acuerdo en el Parlamento y nuestra percepción crítica se hace aún más evidente: las dudas en torno al proceso constituyente aumentan mientras se escuchan voces disonantes con un camino que lleve a la elaboración de una nueva Carta Fundamental elaborada por la ciudadanía. Actores de gobierno, parlamentarios y partidos parecen no escuchar, como se percibe a través de trascendidos y opiniones surgidas desde los medios de comunicación.

Tal como lo señalamos en esa primera Carta Abierta del 20 de noviembre, los firmantes, no pretendemos representar a nadie más allá de nosotros mismos. No obstante, en nuestra calidad de ciudadanos conocedores de nuestra historia y con los elementos de juicio necesarios para poder percibir la trascendencia de una nueva Constitución, no queremos restarnos al imprescindible proceso de discusión acerca del camino y las formas que deben conducirnos a ella. Consideramos esto de importancia fundamental, ya que para encarar los grandes desafíos que nuestro país tiene por delante en materia social, económica y política, se requiere llevarlos a cabo mediante una nueva Constitución.

El camino está claro y así lo manifiesta la ciudadanía en cabildos, recientes encuestas y en la misma calle:

  • Plebiscito aprobatorio.
  •  Asamblea Constituyente -que no es exactamente lo mismo que Convención Constituyente-ciento por ciento ciudadana, libre de presiones de los partidos políticos. Materias que no sean de consenso o no alcancen las mayorías necesarias, se ratifican vía plebiscito
  • Plebiscito ratificatorio

Respecto de las formas para elegir la Asamblea Constituyente, nos parece inconveniente y por qué no decirlo, provocador y hasta peligroso, que los mismos partidos políticos o el Congreso -que están entre las instituciones peor evaluadas por la opinión pública -pretendan tomar las riendas del proceso, coartando o al menos limitando el inalienable derecho ciudadano de constituir una Asamblea.

No existe razón alguna para que los independientes tuvieran que postular a un cupo de consejero bajo el “generoso” alero de un partido político; muy por el contrario, son los partidos los que deben entender que si bien es cierto deben tener un espacio de representación en tanto organizaciones directamente involucradas en el devenir del país y su forma de gobernarse, esta debe ser proporcional a su nivel de representatividad que hoy es escasa.

Imponer un criterio de primacía como el que pretenden constituye un atropello a los derechos básicos de los hombres y mujeres que han dedicado lo mejor de sus vidas a este noble proceso de construir un país más justo, libre de abusos y segregación.

En resumen, tal como lo dijimos en la reunión que tuvimos con el Presidente de la Cámara de Diputados Iván Flores al momento de entregar esa Carta Abierta, reiteramos nuestra disposición a reflexionar y aportar en el proceso de buscar entendimientos razonables que permitan a Chile salir de esta crisis, pero ciertamente consideramos que lo que vemos hasta ahora no es la forma. De seguir adelante con sus planteamientos elaborados entre paredes, sin escuchar a la ciudadanía, lo único que están logrando es abrir camino a un desastre sin precedentes en la historia de Chile, cuya onda expansiva alcanzará sin duda a aquellos que se supone han sido electos para resguardar los intereses de la nación y no de un grupo de ciudadanos particulares que se han adueñado de ella.

Hacemos un llamado a todos los partidos políticos de nuestro país para considerar estos argumentos y a entender que, como decía nuestro Premio Nobel de Literatura “suceder así, no tiene gloria”.

Para finalizar y a modo de recordatorio resumimos los puntos que nos parecen centrales en esta discusión:

  •  Plebiscito de entrada que especifique opciones del mecanismo para elaborar la Nueva Constitución.
  •  Voto obligatorio, en las tres instancias eleccionarias del proceso constituyente. Voto voluntario para jóvenes de entre 16 y 17 años.
  • La Asamblea Constituyente, como ente soberano. En cuanto al sistema de elección de los asambleístas, reiteramos lo ya demandado en numerosos documentos:
  • Representación regional y no distrital.
  • Derecho de cualquier persona a presentarse como candidato sin que se requiera el ‘permiso’ y ‘paraguas’ de un partido político.
  • Asegurar cupos para pueblos originarios electos con padrón propio.
  • Asegurar la paridad de género entre quienes resulten electos.
  • Resguardar la participación mayoritaria de asambleístas independientes.
  • Cupos para partidos políticos proporcionales al grado de aprobación ciudadana, en el entendido que son entidades insustituibles en un Estado de Derecho.
  • Garantizar el derecho a voto de los chilenos y chilenas en el exterior.
  • Garantizar condiciones de equidad tanto en la inscripción de candidatos como en el desarrollo de la campaña, y eliminar los costos asociados a la participación de los independientes (recolección de firmas), ya que, a diferencia de los partidos, ellos no cuentan con financiamiento estatal. Todo esto, con el objetivo de “emparejar la cancha”.
  • Establecer una exigencia no mayor a una cifra de mil firmas por región para habilitar la inscripción de un candidato.
  • Plebiscito ratificatorio que incorpore también el pronunciamiento del pueblo soberano en torno a materias que requieren rango constitucional.
  • Fase deliberativa previa con amplia participación ciudadana y con escucha activa de la voz de los cabildos regionales, municipales, locales y de diversa índole. Es decir, el órgano constituyente debe considerar y debatir las materias que estuvieron presentes en dichos cabildos como también aquellos provenientes de la discusión ciudadana de 2016. En la esperanza de que estos planteamientos tengan acogida,

Firman:

María Olivia Monckeberg Periodista, Investigadora, Escritora. Premio Nacional de Periodismo
Sonia Montecino Antropóloga, Escritora, Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales
Felipe Berrios S.J. Sacerdote Jesuita
José Maza Astrónomo, Doctor en Astronomía, Premio Nacional de Ciencias James Hamilton Médico
Jorge Baradit Diseñador gráfico, Escritor
Carmen Gloria Quintana Psicóloga, Doctora en Psicología
Manuel Antonio Garretón Sociólogo, politólogo, ensayista. Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales
Miguel Lawner Arquitecto, Premio nacional de Arquitectura
Roberto Rivera Periodista, escritor, Presidente de la Sociedad de Escritores de Chile SECH
Diego Muñoz Ingeniero U. de Chile, Escritor Gloria Maldonado Ingeniera Civil Industrial U. de Chile
Carlos Candiani Loyola Economista U. de Antofagasta
Andrés Navas Doctor en Matemáticas. Post-doctorado: Inst. Hautes Études Scient. IHÉS (2004-05; W. Hodge fellowship) Roxana Pey Académica Cátedra de Género Amanda Labarca Vexcom U. de Chile
Rolf Foerster Antropólogo, Académico U. de Chile
María Paz Santibáñez Pianista
Cristina “Tita” Parra Música Isabel Parra Cantautora, intérprete, folklorista. Vicepresidenta Fundación “Museo Violeta Parra”
Jaime Pérez de Arce Economista Gonzalo Contreras Poeta, Editor
Paula Lopehandía Profesora de Lengua Castellana, Mg Lingüística
Luis Vera Actor Eduardo Araya Moreno Adm. Público, Profesor Universitario
Nelson Aguilera Antropólogo Francisca Sandoval Gallardo Coordinadora Campus Sustentable FEN, U. de Chile
Jeannette Rodríguez Chandía Administrador Público, Profesora Universitaria
Patricio Lanfranco Documentalista
Mauricio Salinas Abogado Bernardo Troncoso Ingeniero Mecánico, Mg Gestión Recursos Humanos Carolina Cádiz Trabajadora Social
Astrid Karol Ellicker Quezada Consultora, Profesora de Danza
Rosa Lizama Barrientos Profesora
Nicola Cagnin Antropólogo
Beatriz Araya Fuentes Arquitecta Ricardo García Abogado
Ingrid Ellicker Quezada Psicóloga Marcela Hoppe Guiñez Educadora de párvulos
Marcelino Pozas Mulatti jubilado ENAP
Isabel Marincovic Lizama Atleta seleccionada nacional senior
Beatriz Marincovic Lizama Médico tratante de VIH, Académica de la Escuela de Salud Pública U. de Chile.
Gastón Aguilar Saldivia Profesor Educación Especial y Diferenciada
Erick Amigo Palacios Profesor Luis Lizama Ingeniero informático
Gonzalo Rovira Soto Filósofo, Mg. en Literatura
Hernán Aburto Uriz Consultor, analista Franklin Santibáñez Díaz Lic. en Teología, Analista político

Contenido relacionado

General Mario Rozas confirma “responsabilidad de carabineros” en denuncias de violaciones a los DD.HH.

Familiares de víctimas de impactos de bombas lacrimógenas presentaron querella

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Cumbre de los Pueblos 2019: Conclusiones y aprendizajes

La batalla de las mujeres por un proceso constituyente paritario

La izquierda y el debate en torno al Acuerdo por la Paz Social y Nueva Constitución