fbpx
País

Carola Rackete, la joven capitana que rescató a inmigrantes en Italia visita Chile: “La desigualdad en Chile es chocante”

Por: Paloma Grunert / Publicado: 16.12.2019
carola 2 /
Conversamos con la activista alemana Carola Rackete, la capitana de un barco que en junio de este año rescató a más de 40 inmigrantes y los llevó a costas italianas. Los inmigrantes lograron entrar al país y la activista fue detenida. En ese momento su nombre dio la vuelta al mundo. La semana pasada participó en la Cumbre de los Pueblos, específicamente en la Carpa de las Mujeres. Aquí comparte sus reflexiones sobre el estallido social, el feminismo y la desigualdad en Chile.

A Carola Rackete le pesa ser blanca, ser rubia, tener los ojos miel. Lo ha dicho, varias veces. Tal vez por eso lleva ropas sencillas y el cabello atado hacia atrás como un árbol hecho de dredlocks. Se le acerca una muchacha y luego otra y después otra más y entonces a Carola Rackete no le queda otra que levantarse a saludar, todas quieren una foto con ella, es que es la alemana esa, la capitana de un barco que en junio de este año rescató a más de 40 inmigrantes y los llevó a costas italianas, donde fue detenida, que sí, que es ella, que está en Chile, y van las fotos.

Desde hace dos semanas Carola llegó a Santiago, quizá le pasó lo que a muchos: compró los pasajes con antelación, reservando un cupo en la COP25; pero entonces sobrevino el estallido social y la Conferencia se cambió de país, dejando a cientos con las maletas listas para ser recibidos por un evento totalmente distinto pero tal vez más profundo y real, con calles llenas de expresiones populares, con un pueblo en ebullición. Al menos así también lo vio Carola, “Me impresiona mucho lo que está pasando en Chile”, dice.

La semana pasada, la activista alemana participó de la Cumbre de los Pueblos, un encuentro alternativo a la COP25 levantado en Santiago por organizaciones sociales y populares. Pero se mantuvo principalmente en la Carpa de las Mujeres, un espacio feminista en el que se realizaron talleres y conversatorios anti-patriarcales. Allí, en uno de los rincones de la Universidad de Santiago de Chile, mientras cae la tarde capitalina, El Desconcierto conversó con la joven de 31 años.

En junio de 2019, Rackete capitaneaba el barco de rescate de inmigrantes Sea Watch 3, perteneciente a la ONG alemana del mismo nombre, cuando salvó la vida de 42 personas que varaban en aguas mediterráneas. La nave permaneció en el océano dos semanas sin que ningún país europeo quisiera recibirlos. Italia, cuyas costas eran las más cercanas, le negó el paso, pero la joven le comunicó a la policía: “Iré hacia el puerto y desembarcaré a estas 42 personas debido al estado de necesidad en el que están. Ustedes están fallando en su autoridad para brindarles seguridad a las personas que rescaté”, y lo hizo. Sin mediar permiso atracó la madrugada del 29 de junio en Lampedusa, embistiendo una de las lanchas policiales que intentó detenerla. Los inmigrantes lograron entrar al país y la activista fue detenida. En ese momento su nombre dio la vuelta al mundo. Aparecieron defensores y detractores, entre ellos el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, quien inició un protocolo para encarcelarla por delitos de resistencia y violencia. Fue la jueza Alessandra Vella, quien ordenó su liberación al considerar que Rackete actuó “cumpliendo un deber” al rescatar a los inmigrantes.

Carola nació en Preetz, norte de Alemania, pero estudió en Elsfleth, donde cursó Ciencias Náuticas en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Jade, y luego un Magister en Conservación del Medioambiente en la Universidad de Edge Hill, Inglaterra. Sus excelentes calificaciones la llevaron a ser capitana de uno de los barcos de Sea Watch, pero antes de eso, mucho antes, puso en práctica sus conocimientos, recorriendo los mares chilenos, al sur del país.

¿Esta es tu primera vez en Chile?

-De hecho no, no lo es, vine por primera vez en 2008, donde trabajé como guía turística en la Patagonia, en un ferry entre Puerto Montt y Puerto Natales, y desde entonces he venido muchas veces, especialmente a la Patagonia, donde trabajé en barcos científicos.

Fue durante esos años, donde también conoció la Antártica y Punta Arenas, en los que Carola aprendió los contrastes de la realidad chilena.

¿Qué pudiste ver en Chile durante esa experiencia?

-Pude ver, muchas veces, cómo extranjeros que tienen muchos recursos económicos están comprando sitios bonitos, por ejemplo en la Carretera Austral, y creo que ese es un problema porque mucha gente local no tiene el dinero para comprar sitios en ese lugar, siendo que es su propio territorio, y pienso que es un problema que muchos europeos y estadounidenses estén comprando esos terrenos, especialmente en el sur.

Hablando de eso, y del contexto actual en el que estamos, ¿Qué te parece la desigualdad en Chile?

Creo que aquí la desigualdad es chocante, porque Chile es un país muy rico en recursos y los ingresos de estos recursos no están siendo repartidos de manera equitativa, al punto de que hoy tenemos estas protestas sociales, porque la desigualdad es muy profunda.

¿Cuál es el camino que se debería tomar para acabar con esa desigualdad?

-Una nueva Constitución, con leyes diferentes. Si hubiesen más instancias de participación distinta y democrática, creo mucha más gente en Chile viviría mucho mejor, y no solamente unos pocos estarían bien. Creo que este momento que se está viviendo es una gran oportunidad para generar cambios profundos, porque Chile no es un país pobre.

Rackete se mueve con facilidad por Santiago, toma el metro, camina por sus calles, pasa por una joven capitalina más, desapercibida, hasta que alguien la reconoce y le pida una selfie o la abraza o la saluda. Una amiga de ella comenta que Carola es tímida y que no le gusta tanto reconocimiento porque siente que no lo merece y que hay tantas mujeres en el mundo que hacen mucho más y que son invisibles. “Mi vida ha sido fácil. He podido frecuentar tres universidades, me gradué con 23 años, soy blanca, alemana, nacida en un país rico y con el pasaporte correcto”, comentó en una entrevista al medio La Repubblica de Italia. “Cuando me di cuenta de eso, sentí la obligación moral de ayudar a quien no tenía las mismas oportunidades que yo”, agregó.

Tal vez por eso es que Chile la atrapa una y otra vez. Nos cuenta que sus amigos alemanes no logran concebir completamente lo que acá está pasando, todos los procesos de cambio que se han venido viviendo desde hace años, “Yo les hablo de las marchas estudiantiles de 2011, de que son 30 años de injusticias, de todo lo que significa lo que está pasando hoy”, dice mientras camina por los jardines de la Usach, una universidad que en los años 70 fue escenario de violencia y represión, jardines en los que hacía clases el cantautor chileno Víctor Jara, jardines desde donde fue detenido y llevado al Estadio Chile para morir bajo tortura.

Los escenarios, el de la dictadura y el actual, se asemejan, tanto que durante la entrevista Carola se enreda y dice “Pinochet” queriendo decir “Piñera”, sale del paso con una risa espontánea y ligera, sorprendida, pero no tanto, porque sí, porque los escenarios se asemejan y ella lo sabe.

“Estoy extremadamente triste por la violencia policial, siento mucho que el pueblo chileno tenga que pasar por esto y me impresiona el coraje que tienen para continuar. No creo que vaya a ser particularmente fácil. Creo que Piñera tiene que renunciar, él es el responsable de lo que está pasando con la violencia policial, es completamente inaceptable lo que está sucediendo y espero que eso acabe y que el futuro del pueblo chileno pueda ser diferente”.

¿Qué te ha parecido el movimiento feminista en Chile?

-Pienso que de otra cosa que está pasando en Chile, y de la que el pueblo chileno tiene que estar realmente muy orgulloso, es precisamente de las protestas feministas, que ha sido muy poderosas. Me encantaría que el movimiento feminista en Alemania fuese así de potente como lo es en Chile, y espero que continúe así.

De hecho ese tema la hizo establecer lazos con redes feministas chilenas durante su participación en la Cumbre de los Pueblos. Fue invitada a una actividad de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, y con ellas fue que la dejamos, despidiéndonos y alejándose a pie por este Chile que no se detiene, en este Chile con tantas luchas paralelas que convergen y hacen converger a tantos y tantas como Carola Rackete.

Contenido relacionado

El Desconcierto, UPLATV y Colegio de Periodistas lanzan serie web cultural para pasar la cuarentena

Coronavirus en Chile: Cifra de contagiados sube a 4.471 y se reportan 34 fallecidos

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Ya no queda ningún lugar en reanimación

VIDEO| Bad Bunny interpreta a una mujer en el nuevo y polémico video de “Yo perreo sola”

El COVID-19 y su impacto en la vida de las mujeres en un Chile desigual