fbpx
Opinión

Una tortura estudiantil llamada PSU

Por: Josecarlo Henríquez / Publicado: 07.01.2020
/ Foto: Agencia Uno
Que lloren todos los padres del mundo, pero cada vez son menos y en su mayoría están apoyando la rabia estudiantil. Porque todxs hemos estado bajo esa opresión escolar. Muchxs tuvimos que dar la PSU con miedo a fracasar porque ya sabíamos que nuestros colegios no eran la esperanza. Muchxs ya sabíamos que apenas nos daba para una carrera técnica que tampoco nos aseguraba nada. Muchos ya estábamos segurxs que esa prueba que teníamos enfrente era una condena y su sagrado puntaje una ignominia adolescente que ponía en duda nuestras capacidades e inteligencias.

Las lágrimas de un papá en la tele, transmitido por uno de los matinales de la pantalla chilena, un papá que sufría porque su hijo no podía dar la PSU. Las lágrimas de un padre que se jacta de su esfuerzo, del esfuerzo de toda su familia para que el hijo pudiera dar la PSU. Un padre quebrado frente a la cámara que transmite en vivo luego que se suspendiera la PSU en tal recinto debido a las prostestas de lxs estudiantes. De algunos estudiantes, porque habían otrxs, como el hijo del padre llorón, que sí quería rendir la prueba y que hacía eco -sin llanto como su padre- a ese gran esfuerzo que habían hecho durante años. El estrés por los estudios para la PSU, esa inversión en pre-universitarios. Ese llanto del padre no quería la manifestación y ese mismo padre llorón trató de “imbéciles” a lxs estudiantes que protestaban, muchxs seguramente compañerxs de su esforzado hijo. Ni siquiera fue un llanto de rabia contra el sistema educativo que es el culpable de que la familia pobre deba esforzarse tanto para que alguno de la familia logre entrar a la universidad, universidad que ni si quiera le asegura una justa recompensa por tanto esfuerzo mental y económico a cada egresadx. También había otro apoderado en otro canal transmitiendo su matinal. Este otro apoderado que hablaba más como un papá burgués que como un papá pobre ponia en duda a los estudiantes debido a ser “muy niños”, que “no tenian edad suficiente”, “que no sabían nada”, como si toda esta revuelta iniciada por estudiantes fuera un mero capricho de “cabros porfiados y rebeldes” y una vez más invalidando la protesta de quienes no habiamos nacido en dictadura. Como que se necesitara nacer en dictadura para darse cuenta que las cosas no estan bien y que una constitución pinochetísta tiene respaldada toda esta injusticia neoliberal que obliga a que las familias pobres deban esforzarse demasiado por una prueba que, ni siquiera, garantiza un ingreso a la universidad, sino, que, como ya sabemos hace varios años, solo segrega y elitiza el campo universitario.

Cuando estuvimos tratando de remover las estructuras hostiles de este sistema educativo, durante el 2006 y el 2011, ese tipo de padres llorones, los apoderados defensores del mercado estudiantil, fueron mucho más masivos con su ímpetu anti-protestas estudiantiles, incluso, el argumento de la “edad suficiente” o “la generación correcta” sirvió como motivo suficiente para que se criminalizara sin más pudor nuestras demandas. Sin embargo, esta vez he visto a esos padres aislados. Eran hombres en su mayoría. Hombres enojados porque su prole no estaba cumpliendo con el conducto regular exitista y competitivo. Enojados los hombres poque ser hombre y pobre es una condena. Todo el esfuerzo material del hombre boicoteado. Pero el llanto y la rabia de los apoderados en su mayoría esta vez no estuvo del lado del poder educativo. Incluso, me parecia ver al hijo del padre llorón muy nervioso e incomodo con la alharaca del papá en vivo para las pantallas de la television chilena. Y los hijos no deben contradecir al padre, menos en vivo y en directo. La obedicencia al sistema primero parte por obedecerle al padre. No me extrañaría que muchxs querían unirse a la protesta de sus compañerxs, pero se debe “respetar” la obligación familiar, sino, el castigo en la casa.

Es muy importante la desobediencia civil para continuar con nuestra revolución trans-generacional. Es fundamental perder el miedo de las autoridades fundantes de nuestras vidas. Primero los padres, luego el colegio, y seguimos con la lista de torturadores profesionales como los carabineros y sus jefes multimillonarios. Que lloren todos los padres del mundo, pero cada vez son menos y en su mayoría están apoyando la rabia estudiantil. Porque todxs hemos estado bajo esa opresión escolar. Muchxs tuvimos que dar la PSU con miedo a fracasar porque ya sabíamos que nuestros colegios no eran la esperanza. Muchxs ya sabíamos que apenas nos daba para una carrera técnica que tampoco nos aseguraba nada. Muchos ya estábamos segurxs que esa prueba que teníamos enfrente era una condena y su sagrado puntaje una ignominia adolescente que ponía en duda nuestras capacidades e inteligencias.

Yo recuerdo que tuve que llorarle al profesor de turno para poder ir al baño. Estaba rindiendo la prueba de lenguaje y tenía la escasa tranquilidad de que al menos esa prueba iba a responderla bien. Siempre me fue bien en lenguaje, sin embargo, el estrés, el temor, la angustia de la PSU no me permitió rendirla y me tuve que poner a suplicar clemencia para poder ir al baño. Mientras suplicaba comencé a ponerme pálido y a sentir que mi estómago iba a estallar y, en ese silencio nervioso de la sala, mientras el resto intentaba responder la prueba, se oían los rugidos de mis tripas. Ya sudando frío pude salir corriendo al baño y me deshice sentado sobre la taza del water. Me costó reponerme del dolor de estómago y de la vergüenza. Cuando logré ponerme de pie y limpiarme casi por completo, volví a la sala y ya no me quedaba tiempo suficiente para seguir respondiéndo. Pasé gran parte de la hora en el baño tratando de calmar mi cuerpo.

Entre la debilidad física y la frustración tuve que irme de regreso al baño a calmar mi respiración y llorar. Sabía que me hubiese ido bien con lenguaje, pero algo de esa tensión escolar en dias de PSU me tenia el cuerpo muy asustado. Luego di la prueba de matemáticas sabiendo que no valía la pena estresarme. Respondi y jugué con algunas respuestas. No me interesó volver a sufrir y quizás eso me ayudó a sufrir menos la condena de no poder entrar a estudiar periodismo porque mi puntaje no me daba.

No es sano este sistema educativo. No es sano ni por su PSU ni por sus horarios ni mucho menos por sus mayas curriculares. Ya lo hemos comprendido en un centenar de marchas y otros estallidos estudiantiles durante estas décadas. No es un mero capricho de una “nueva generacion porfiada”, es la insistencia de todas las generaciones que hemos sido torturadas en la casa y en el colegio y luego en el mercado laboral.

Ahora ya no permitiremos que la tortura policial sea motivo para seguir soportando una malvada prueba de selección elitista, donde una vez más quienes ganan son los empresarios de los pre-universitarios que nos cobran por una falsa esperanza y las universidades, que no les basta realmente con el puntaje, sino que con el excesivo pago de sus aranceles.

Si hubiera tomado consciencia de mi capital erótico antes de abortar el ingreso a la universidad, demás ya estaría tituladx de periodista, pero no quise volver a enfrascarme con esa tensión traumatizante que me significó dar la PSU luego de graduarme de un liceo politécnico de la periferia pobre santiaguina. Gracias al trabajo sexual pude aprender muchas cosas que hubiese aprendido en la universidad, quizás, y pude solventarme una vida que por mi condena social era imposible imaginar. Sin embargo, no creo que una cosa excluya la otra. Me refiero a que claramente una puede ser puta y universitaria. Tengo colegas que han podido pagarse sus carreras gracias a la prostitución, pero somos complejas y singulares y, en mi caso, al menos, preferí abortar las posibles frutraciones futuras de una promesa universitaria que daña tu salud mental sin ser real la supuesta meritocracia intelectual.

No dejemos que este sistema educativo continúe. Ya ha sido mucha tortura  en este pais y las revoluciones están para abortar todo lo que durante décadas estuvimos obligados a aceptar. No necesitamos nacer en tiempos específicos para comprender las injusticias propias de este fascismo neoliberal. Tenemos a la vista en redes sociales y en la television cómo actuan las clases dominantes con poder politico. Maltratan a sus empleados y abusan de sus privilegios. Así hoy y así mismo en las décadas que aun no nacíamos.

Nuestros padres no son nuestras autoridades, somos todxs parte del pueblo oprimido y tenemos nuestras propias revueltas internas. Nuestras revoluciones sexuales y nuestras revoluciones económicas, lo cultural no solo está en manos de la oligarquía, pero en este caso, es la oligarquía la que quiere mantener estas formas hostíles de selección universitaria. Estresemonos menos y protestemos más. Incluso, he sabido de parte de gente que estudia psicología, que la protesta es una de las mejores formas de sanar los nervios y uno de los mejores remedios anti-depresivos para todas las generaciones que fuímos entristecidas por un neoliberalismo que ha prometido inclusión a costa de deudas y frustraciones.

Quemar los fascimiles de la PSU ha sido una de las protestas mas bellas que he visto durante nuestra revolucion trans-generacional.

Josecarlo Henríquez
Prostituto y activista de la disidencia sexual.
Contenido relacionado

No se trata sólo de dinero: es dignidad

¿Cómo nos preparamos para el plebiscito constitucional?

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Blumel y jornada de manifestaciones: “Es un intento de amedrentar y alterar nuestro proceso democrático“

VIDEOS| Noche de manifestaciones en Santiago: Barricadas y cacerolazos en distintos puntos de la capital

VIDEOS| 34 años después: Pese a la cuarentena, manifestaciones se toman la capital rememorando las históricas protestas del 2 y 3 de julio de 1986