País

La deconstrucción del humor: ocho mujeres comediantes en busca de nuevas carcajadas

Por: Carlos Jara / Publicado: 14.02.2020
/
Una seguidilla de funas a artistas y animadores como Ernesto Belloni, Kike Morandé y el Huaso Filomeno, han sembrado un escenario de incertidumbre para lo que pueda ocurrir en el Festival de Viña del Mar 2020, y para la práctica del humor en general. El machismo, las funas y un "mea culpa de artistas y espectadores", son algunos de los temas que abordan las ocho comediantes de distintas edades y estilos que conversaron al respecto con El Desconcierto. 

Por distintos factores, el contexto social actual es algo incómodo para muchos humoristas. Ya sea por el surgimiento de movimientos feministas cada vez más activos, o por el fenómeno de ’empoderamiento ciudadano’ que ha propiciado el estallido social, las audiencias ya no son tan pasivas como solían serlo, y hoy no solo están demandando, sino que derechamente exigiendo una actualización de los contenidos que son considerados como inapropiados.

Ejemplos de eso son las recientes funas a artistas que llevan años dominando en la escena humorística, y que repentinamente -o quizás no tanto- han comenzado a sufrir las consecuencias de un cambio cultural que parece no poder seguir esperando.

El Desconcierto conversó con Jenny Cavallo, Paloma Salas, Natalia Cuevas, Gloria Münchmeyer, Pamela Leiva, Renata Bravo, Vanessa Miller y Susana Opazo. Todas mujeres que han brillado en la comedia, algunas creando personajes, otras actuando, y otras haciendo stand up.

En un formato de encuesta, les preguntamos a todas lo mismo: ¿Cuál es tu diagnóstico del momento actual del humor en Chile? y ¿hacia dónde se debe apuntar para superar las problemáticas que lo aquejan?.

A continuación, sus respuestas:

Jenny Cavallo

– “Yo no tengo diagnóstico, pero mi percepción es que en el fondo los humoristas/comediantes, así como cualquier profesional, no están alejados del proceso social que vivimos todos de manera conjunta. Entonces yo creo que en el humor se va expresando también esta deconstrucción, y la necesidad de dejar atrás temas que ya no nos identifican, que no nos representan, y que por fin vimos que no nos hacen bien, y hay un desafío ahí para la gente que hace humor, que busca hacer reír a la gente, con este tipo de problemáticas. Porque en el fondo estamos también dando cuenta de un proceso, y es bueno transparentar también qué es lo que uno piensa y hacia donde vamos. Y respecto a la funa, me parece que en el fondo los comediantes somos seres humanos, que tienen como una forma de razonar, ciertos valores, ciertos principios, posiciones políticas, y eso se transparenta también al momento de pararse en el escenario. Entonces vemos gente que quiere ponerse al día con ciertos temas pero que no le achunta porque en el fondo tiene una manera de ver el mundo que es “x”, y eso también se ve reflejado en su rutina y en su performance. Entonces nada, me parece que estamos en pleno proceso de cambio, que me parece fantástico, y que el humor, más que dar con el resultado, da cuenta de que todos los comediantes también estamos en ese desafío de encontrar los nuevos temas y sobre todo el nuevo punto de vista, desde dónde abordarlo”.

Natalia Cuevas

– “Yo creo que estamos súper estancados, la televisión en particular creo que tiene un ritmo acelerado y desesperante para que sigamos consumiendo. Ahora, lo que pasa es que no puedo criticar particularmente a Ernesto (Belloni), porque es un tema que nosotros lo aceptamos y le dimos el visto bueno a ese tipo de humor. Nosotros construimos esos peldaños, que ellos subieron. Nosotros creamos esta forma de humor y nosotros la fomentamos. Con rating, con aplausos, pagando entradas. Entonces tampoco podemos decirle ‘andate a la chucha’, porque nosotros también somos parte de este juego. Ahora, si están ocurriendo estos cambios, uno se tiene que adaptar a estos cambios, no se puede ser obstinado con el tema, hay que hacer los cambios. Y si no funciona, bueno me dedicaré a otra cosa, pero nosotros estamos para la gente. También todos, como espectadores y como artistas, tenemos que hacer un mea culpa y un reseteo”.

Susana Opazo

– “Pienso que actualmente algunos comediantes tienen un material que ideológicamente está pegado a algunas raíces conservadoras de la gente en Chile, que suele de reírse de mujeres, o de ‘el hombre negro tiene el pene grande’ o esas cosas como picarescas que suelen ridiculizar a las mujeres, a los gays, a los pobres, a las personas que son diferentes en la sociedad. Y eso existe, ha existido siempre, y es lo que está más frecuente en los medios, los medios siguen buscando ese tipo de comediantes. Y ahora hay otros comediantes que tienen otros discursos más críticos de estos valores tradicionales de la sociedad, pero ellos no han estado en los medios masivos, en los festivales o en la televisión, porque los que manejan esos medios son personas ultra conservadoras que quieren seguir perpetuando una idea de lo que es el humor en Chile, y por eso llevan a los mismos comediantes en un momento en que el público está exigiendo un poco más, porque con las discusiones que se están dando -debido probablemente al estallido social- ahora todo el mundo está hablando mucho más de política, está teniendo una perspectiva crítica y está exigiendo esto también de la comedia. Yo creo que todo tipo de comediante tiene que tener una mirada vanguardista y crítica de la realidad que vive”.

Vanesa Miller

– “No es prohibiendo el humor misógino que vamos a dejar de ser machistas. Es como creer que prohibiendo los thrillers y policiales se termina la violencia. El humor es ficción, su única obligación es alegrarnos la vida. El humor siempre ha sido irreverente y políticamente incorrecto. Lo que hay que buscar no son soluciones para el humor, sino para la sociedad. El humor no es más que un punto de vista de la sociedad. Creo que lamentablemente hoy en Chile estamos malhumorados, tristes, heridos, y es difícil cambiar el ánimo sabiendo que arrastramos problemas frente a los que todavía falta medicina y amparo”.

Paloma Salas

– “Yo creo que -no solamente en Chile- que el humor va camino a dejar de ser una experiencia tan multitudinaria como la conocíamos. O sea, ahora en este minuto se siente como producto del estallido, pero yo hace mucho tiempo lo vengo como ‘estudiando’, y tengo como la sensación de que el humor, como la música, como todo, se va a volver más de nicho. El humor funciona de una manera bastante inequívoca y poco ambigua, que es premisa y remate, premisa y remate. Y si la sociedad se fractura en términos de lo que la derecha puede considerar los valores y principios, y la familia heterosexual monógama judeo cristiana, etcétera, si eso empieza a fracturarse, las premisas se fracturan. La premisa es algo en lo que todos tenemos que estar de acuerdo, para que el remate funcione. Y ya no estamos de acuerdo en las premisas. No estamos de acuerdo en que las suegras son pesadas, no estamos de acuerdo con que las mujeres son brujas, no estamos de acuerdo en que los gay son amanerados, etc. Por eso a nadie le gusta el line up del Lollapalooza, por eso nadie está contento con quien viene al Festival de Viña, porque eran momentos que eran trasnversales y multitudinarios, y las cosas trasnversales y multitudinarias ya no nos funcionan”.

Renata Bravo

– “El diagnóstico yo creo que está difícil, súper difícil, porque cambió muy de repente, lo que se aceptaba hasta hace unos meses atrás, hoy día es súper reprochable. Entonces está complicado para la gente que ha hecho humor siempre con la misma tecla, tienen que reinventarse urgentemente, y yo creo que tiene que desviarse y cambiar para la crítica social, que lo que hoy día la está llevando. El humor que hacíamos o que hacía la gente hace seis meses atrás, ya está obsoleto. Ahora, creo que evaluar esto como ‘cambiar para mejor’ implicaría que lo que se hacía hace seis meses era malo, y yo no creo que haya sido malo, sino que era lo que aceptábamos y nos reíamos igual. Nos reíamos del bullying, de la suegra, del minusválido, de las diferencias de sexo, del gay, y hoy eso es inaceptable. Entonces no sé si era malo, o estábamos ciegos, o nos hacíamos los tontos. Obvio que está cambiando para mejor, pero como el mundo está cambiando también, tenemos que ir ad hoc con los tiempos. Y eso ha sido siempre, desde que existe el humor, el humorista, el payaso, el clown, se ríe de lo que está pasando en la sociedad, nosotros somos un reflejo de la sociedad y tenemos que entenderlo como tal”.

Gloria Münchmeyer

– “Yo encuentro terribles las funas, encuentro que son una mariconada porque se esconden detrás de la masa para manifestarse y no dan la cara. No me parece una manera digna de manifestarse, eso no más. La forma es la que no me gusta, respecto al contenido uno puede tener una opinión u otra, pero la forma, a mi me parece muy reprobable”.

Pamela Leiva

– “Yo creo que ya hace rato dejamos de reírnos de ciertas cosas, y de cosas que incluso uno mismo se reía. Pero a ver, el satanizar el humor que se hacía antes, no sé si hoy día tenga que ser así. Así como culpar a la gente hizo humor antiguamente, por los chistes que hacía, porque en esa época a veces hasta uno mismo se reía de cosas que hoy no te causan risa, y que tiene que ver también con un despertar de la conciencia. Cómo nos hemos dado cuenta de que estábamos errados. Que no estaba bien reírse de ese tipo de cosas, que no correspondía, que no era sano, que no estaba bien. Que no está bien reírse del más débil, o de una forma patriarcal como se hacía antes. Y creo que uno como comediante, como artista en general, tiene que escuchar a la gente, y hacer la pega. Nuestra pega es hacernos cargo de eso, y trabajar nuestro humor con una visión que es desde uno, pero entendiendo que los tiempos han cambiado. Yo no me puedo comparar ni con Ernesto ni con Ruperto ni con Filomeno porque yo no sé cómo funcionan sus cabezas o cómo funcionan sus sistemas de trabajo. Yo creo que en el fondo es un trabajo personal de abrir la conciencia y de observar lo que está pasando, no solo en Chile sino en el mundo entero”.

 

Contenido relacionado

Casos de violencia sexual y de pareja constatados entre adolescentes aumentaron en un 64% en 2019

Los espías de Matthei II: La brigada que vigilaba a escolares, ciclistas furiosos y narcotraficantes

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Insólito: Festival de Viña del Mar podría quedarse sin sus animadores tras polémica determinación municipal

REDES| Chiste de Paloma Salas sobre Karla Rubilar genera debate sobre comedia y feminismo

VIDEO| Revive aquí “El matinal de los que sobran” con la comediante Pamela Leiva