fbpx
Opinión

La infancia en peligro

Por: Edison Gallardo Llanos / Publicado: 27.02.2020
sename / Foto: Felipe Báez Benítez
No cabe duda, que si los niños fueran un derecho de propiedad, todo Chile pelearía por sus vidas, el Estado les aseguraría garantías, y los legisladores, aprobarían leyes en su favor por mera conveniencia. En marzo, se vota la ley de garantías, la que ha avanzado exclusivamente, gracias al enorme trabajo desinteresado y ad honorem, que viene desde años realizando la sociedad civil, en conjunto con la Asociación de magistrados. En donde nos hemos encontrado con muy poca voluntad política y, aun así, se ha logrado incorporar medidas tan importantes como lo será el abogado del niño.

Hace unos días, se confirma una situación que he venido denunciando públicamente hace más de un año, acerca de cómo nuestros niños, niñas y adolescentes han estado relegados de toda política pública que vengan en su protección.

Lo reciente publicado por el canal alemán DEUTSCHE WELLE, denominado Colonia Dignidad: “Un oscuro capítulo de la historia”.

Viene a demostrar que todas las sospechas que muchas organizaciones de la sociedad civil, han venido denunciado desde que Hernán Larraín fue investido como Ministro de Justicia. Resultaron ciertas, no solo acreditadas con testimonios, sino videos, declaraciones públicas y cartas que este firmo en defensa de un abusador sexual

No resulta extraño entonces que eventualmente se haya opuesto a la ley de imprescriptibilidad de abuso sexual infantil y después haya cedido para obtener réditos políticos, más, fue tajante y enérgico en rechazar en todo momento la retroactividad para ASI (abuso sexual infantil), Dejándonos, a nosotros víctimas de este hecho, sin derecho, ni acceso a justicia.

Esto es solo uno de los antecedentes que me hacen temblar de pánico por el futuro de la infancia chilena, hasta ahora, solo se ha visto un desinterés por fortalecerla otorgándoles derechos. Ya que han creado proyectos que no vienen a garantizar una representación jurídica y protección administrativa de calidad, aquella que en el discurso siempre ha sonado real y efectiva, pero en lo enviado por el ejecutivo al parlamento, carece de elementos fundamentales que vendrían a darle derechos a niños, niñas y adolescentes como debería.

Prueba del temor que declaro, es el reciente fallecimiento de un niño por inmersión, en la que no cabe duda, se debió a un delito y no a un simple descuido, como han tratado de hacerlo ver.

Él estaba bajo la protección del Estado, en donde una vez más, la falta de un defensor del niño como corresponde, ha cobrado la vida de un inocente.

Cabe señalar que la nueva víctima, contaba con familia de origen y extendida, pero para su curador ad litem, esto no era relevante, y para la magistrada y de seguro madre, por economía procesal, mejor era resolver a favor de una residencia que del niño.

Sin duda fue, la peor de las crónicas, de una muerte anunciada. Ya que no había necesidad de separarlo de quienes realmente podían protegerlo, su familia.

¿quién asumirá las consecuencias?

La respuesta es obvia, los mismos responsables por la desaparición de 5000 niños, niñas y adolescentes aproximadamente.

¿Qué más necesita el estado de Chile para poner a los niños como prioridad?

Hoy en la discusión de nuestra nueva carta Magna, resulta decepcionante que ni la izquierda, ni la derecha, hayan incluido en sus exigencias a la infancia, para unos, es reformar para mejorar, olvidando que, en la actual constitución, la infancia no está protegida, para los otros, es reescribirla con sus exigencias, en las que la infancia, no aparece.

¿Quién querrá proteger la infancia?

Pareciera que a ninguno de los actores que hoy se pelean a muerte la Nueva Constitución.

Esto sin duda es relegar a que nuestros niños, niñas y adolescentes, nuevamente queden a expensas de vivir bajo la sombra de la caridad.

No cabe duda, que si los niños fueran un derecho de propiedad, todo Chile pelearía por sus vidas, el Estado les aseguraría garantías, y los legisladores, aprobarían leyes en su favor por mera conveniencia.
En marzo, se vota la ley de garantías, la que ha avanzado exclusivamente, gracias al enorme trabajo desinteresado y ad honorem, que viene desde años realizando la sociedad civil, en conjunto con la Asociación de magistrados. En donde nos hemos encontrado con muy poca voluntad política y, aun así, se ha logrado incorporar medidas tan importantes como lo será el abogado del niño.

Estamos ante la única posibilidad que tiene la infancia de ser considerada dentro de las futuras políticas de Estado y las que vendrían a darle el lugar que hace años venimos peleando. EL DE SUJETOS DE DERECHOS.

Sin embargo, temo, que algunos organismos colaboradores, quienes siguen empeñados en realizar un lobby feroz, lo hagan fracasar.

Por tanto, permítanme validar el temor del peligro que corre la infancia en Chile, al contar con una clase política que se ha dedicado en tiempo y poder, en proteger a abusadores sexuales como: Paul Scheffer, Karadima, Cox, John ORailly y a sus propios pares en materia de corrupción, blindándolos con la impunidad, entre ellos, propietarios de algunas organizaciones colaboradoras que hasta hoy, se sienten intocables, perpetuando así el comportamiento patológico que ha cobrado vidas inocentes bajo su cuidado, volviéndose, cómplices silenciosos y creadores de nuevas víctimas para Chile.

Cabe señalar, que antes del 18 de octubre, todas las medidas que están dirigidas a la infancia, eran insuficientes y no garantizaban la potestad administrativa.

Hoy, gracias al trabajo de la Sociedad Civil y algunos jueces, se ha avanzado, pero es necesario que en marzo, se consagre un servicio de protección que realmente proteja, de lo contrario, vamos a seguir con la cruel historia que hasta hoy suma y sigue en Sename.

Quizás por eso, tiemblo al pensar que rechazar la nueva constitución, seria mantener a nuestra infancia desprotegida, y aprobarla, sin que los niños, niñas y adolescentes sean protegidos en ella, es mantener en el nuevo Chile, a la INFANCIA EN PELIGRO

Edison Gallardo Llanos
Abogado y escritor del libro Infierno en el Sename.
Contenido relacionado

La acción de protección como herramienta judicial eficaz contra el actuar antijurídico de la Dirección del Trabajo

Aprendizajes desde el gobierno local ante la pandemia

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Carabineros: una crisis, una oportunidad, un debate, la necesidad de una salida

“Ningún derecho económico puede triunfar por sobre la supervivencia”: ONU se pone firme ante emergencia por coronavirus

Comunicados de Prensa: Violencia institucional y los mensajes a la ciudadanía