fbpx
Opinión

Comunicados de Prensa: Violencia institucional y los mensajes a la ciudadanía

Por: Marcela Cornejo y Karinna Fernández / Publicado: 14.03.2020
/
Luego de la vulneración del perímetro del monumento a los Héroes de Iquique, en la plaza Sotomayor de Valparaíso, inmediatamente el Ministerio de Defensa emitió un comunicado que condena esta agresión y lanzó la siguiente advertencia: “Por su parte, las Fuerza Armadas harán uso del legítimo derecho a la defensa y todas las normas que las faculten para la protección de recintos militares y de los símbolos patrios bajo su custodia”.

Cuando se cumplen cinco meses del inicio de la #Revuelta, la gobernabilidad chilena sigue en medio de una crisis de legitimidad sin precedentes desde el término de la dictadura civil-militar. Como es de conocimiento público, cuatro informes de observadores internacionales han detallado las graves y sistemáticas violaciones a los derechos humanos. Los presos y presas políticos suman más de 2 mil, las personas con daño ocular más de 445 y las personas muertas desde el 18 de octubre son más de 30. Sin embargo, estas no han sido las únicas formas de vulneración e intimidación, ya que tanto el gobierno como las instituciones castrenses -no deliberativas- han implementado profundas políticas comunicacionales negacionistas de lo obvio, pero también destinadas a intimidar, amenazar y criminalizar a sus opositores y opositoras.

Uno de los casos más mediatizados, fue la amenaza realizada por Carabineros a la cantautora Mon Laferte, quienes anunciaron, el 30 de noviembre, mediante comunicado de prensa leído por su vocero, el coronel Julio Santelices, que la institución había oficiado al Fiscal Nacional para citarla a declarar, agregando que la institución realizaría acciones judiciales civiles y penales en su contra. Lo anterior, a propósito de las denuncias sobre la participación de personal policial en los incendios de algunas estaciones de metro.

Durante los meses siguientes, si bien la cantante recibió un amplio apoyo ciudadano en redes sociales, la incertidumbre de su situación, y las amenazas de la criminalización originada en expresiones vertidas en el ejercicio de su libertad de expresión, constituyen una planificada forma de agresión por parte de Carabineros, estrategia que se reitera cuando tras la llegada de la cantautora al país, para asistir al Festival de Viña del Mar, falsamente Carabineros informó a los medios de comunicación que el día viernes 21 de febrero pidió a través de su departamento de justicia que la artista sea citada a declarar.

Luego de la vulneración del perímetro del monumento a los Héroes de Iquique, en la plaza Sotomayor de Valparaíso, inmediatamente el Ministerio de Defensa emitió un comunicado que condena esta agresión y lanzó la siguiente advertencia: “Por su parte, las Fuerza Armadas harán uso del legítimo derecho a la defensa y todas las normas que las faculten para la protección de recintos militares y de los símbolos patrios bajo su custodia”. Agrega, el Ministro de Defensa a través de un video en Twitter, una amenaza, sosteniendo que llegarán hasta las últimas consecuencias contra los responsables de este “atentado” al monumento.

Las Fuerzas Armadas tampoco se han quedado atrás, mostrando total autonomía. Los altos mandos han hecho expresiones públicas de su posición frente al actuar y motivación de las manifestaciones sociales. La Armada, en tanto, emitió un comunicado similar, afirmando que “queremos manifestar a la opinión pública de la forma más clara y enfática que no permitiremos que un acto como este se vuelva a repetir y utilizaremos todos los recursos que nos otorga la ley para proteger el lugar donde descansan nuestros héroes patrios”. Pareciera que cada organismo se manda solo, puede declarar, amenazar, advertir, y hacer uso de la fuerza cuando lo estime conveniente.

Otro caso similar, que buscó generar terror y angustia en la población, fue el ultimátum de parte de la otrora ministra de Educación, Marcela Cubillos, contra los voceros de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios, ACES, quien los amenazó, también a través de los medios de comunicación y redes sociales, con impedirles la rendición de la Prueba de Selección Universitaria (PSU). Con esto buscaba desarticular un movimiento en alza que generó la mayor crisis en la rendición de esta cuestionada prueba de ingreso a la educación superior.

Recientemente, durante la marcha del 8M, Marcos Díaz Ibacache, funcionario del Ejército, vestido de civil, amenazó la vida de una manifestante con un cuchillo, siendo formalizado por porte ilegal de arma cortante y amenazas. Sin embargo, el Ejército, lejos de criticar el evidente accionar ilegal del agente estatal en contra de los derechos más esenciales de una mujer que ejercía su derecho a la protesta, emitió desde la Comandancia en Jefe un comunicado afirmando que el funcionario estaba ejerciendo labores de seguridad militar que implicaban el resguardo de armamento de guerra y repudiando oficialmente la alegada agresión sufrida por el funcionario, quien de paso se querelló contra la víctima. Lo mismo ocurrió respecto del caso de Patricio Bao, quien fue brutalmente agredido por fuerzas especiales, reconociendo el propio ministro del Interior, Gonzalo Blumel, el desmedido actuar de Carabineros y  el anuncio que se harían las investigaciones necesarias, el Intendente de la región metropolitana se querella contra la víctima, dejando en evidencia la verdadera impunidad que se está instalando.

¿Qué se busca con este actuar comunicacional? Claramente generar miedo directo en las víctimas aludidas y terror en la sociedad, que evidencia cómo las instituciones gubernamentales y estatales, lejos de proteger sus derechos fundamentales y esenciales en una sociedad democrática, opta por negar las graves violaciones a los derechos humanos, al tiempo que públicamente amenaza con criminalizar a quienes ejercen sus derechos. También puede ser el reflejo de la herencia autoritaria de sectores de la derecha y de lo que fue la extinta Concertación, quienes no aceptan que Chile cambió y que la dictadura y su Constitución tutelada, ven sus últimos días.

Marcela Cornejo y Karinna Fernández
Marcela es periodista de Londres 38 espacio de memorias y Karina es abogada defensora DD.HH. de la misma organización.
Contenido relacionado

El escritorio del Presidente

La ciudad de los 15 minutos

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Procesan a seis ex agentes CNI por detención ilegal, secuestro y tortura durante Dictadura

 La lucha de las hortaliceras mapuche por mantener su trabajo ancestral durante la pandemia

Organización internacional de Derechos Humanos rechaza “criminalización” a integrantes de colectivo LasTesis tras denuncia de Carabineros