fbpx
El Desconcierto
Nacional

Las denuncias por acoso sexual y laboral contra el ex director de salud de Felipe Alessandri que hoy asesora al Servicio Metropolitano Norte

Por: Natalia Figueroa / Publicado: 27.08.2020
Las denuncias por acoso sexual y laboral contra el ex director de salud de Felipe Alessandri que hoy asesora al Servicio Metropolitano Norte /
En un documento de 40 páginas, funcionarias y funcionarios de la municipalidad de Santiago denunciaron a su entonces director de Salud, Dante Villalobos, por acoso sexual, laboral y faltas a la probidad. Una información de la que tuvo conocimiento el subsecretario Arturo Zúñiga, en enero de este año, y que remitió al alcalde Felipe Alessandri, quién habría reconocido en una reunión con los gremios que los relatos le parecían verosímiles. Pese a ello, Villalobos salió del municipio sin sumario administrativo en su contra tras renunciar a su cargo en agosto del año pasado, siendo incorporado un mes después al Servicio de Salud Metropolitano Norte como asesor del director Guillermo Hartwing Jacob. En este puesto ha tenido amplias potestades, revisando gestiones de Espacio Riesco y las residencias sanitarias de la zona norte, y pese al poco tiempo que lleva nuevamente ha sido denunciado por maltratos laborales contra funcionarias. Villalobos niega tales denuncias y asegura que iniciará acciones legales por difamación.

El primer día de trabajo de F.C en la Dirección de Salud de la Municipalidad de Santiago fue el 7 de enero de 2019. Esa mañana, como protocolo de bienvenida, tuvo una reunión con su jefe, el ingeniero comercial Dante Villalobos y otra compañera. Villalobos partió la conversación preguntándole sobre sus trabajos anteriores, y también le consultó su edad y si es que estaba soltera. Esto último la descolocó un poco, pero lo dejó pasar. De ahí vino otra frase que le daría luces sobre la persona que tenía en frente: “No venga tan pilucha como su amiga”, le dijo Villalobos en tono de broma, aludiendo a la compañera que había recomendado a F.C en el cargo.

La incomodidad que le hizo sentir ese primer día se volvió a repetir. Durante la primera semana de abril, Villalobos la citó en su oficina para una reunión de pauta donde revisarían el boletín informativo mensual de la Dirección de Salud. Le pidió que entrevistara a otra compañera y, al ver que fue amable con ella, le preguntó por su orientación sexual: “¿Oiga, usted es lela?”, la interrogó. F.C quedó perpleja, y él insistió: “Ah es que como la saludó tan efusivamente, yo creo que usted es lesbiana, creo que hasta le coqueteó”.

En otra oportunidad, mientras estaban en una reunión con una empresa que proporcionaba equipos para tomar mamografías, F.C celebró un nuevo escáner porque produciría menos dolor a las pacientes. Villalobos aprovechó la oportunidad para lanzar un comentario del mismo tipo que los anteriores: “Bueno, a usted yo creo que le dolería”, dijo mirándola. Luego, volteó la vista hacia otra compañera y le dijo “a usted no le dolería nada”, y lo mismo con otra de las mujeres presentes: “A usted tampoco”, espetó.

Como F.C trabajaba en el departamento de Comunicaciones como diseñadora, pidió una reunión con el alcalde Felipe Alessandri para ponerlo al tanto de lo que estaba pasando. “Era un momento en que estaba la embarrada en la pega y tenía que hacerlo. Al nivel que Villalobos sacó al subdirector cuando estaba en las vacaciones y empezó a mover gente en ese periodo, mandaba a médicos a otros centros como ‘castigo’ sin avisarte, de un día para otro”, explica. “Hay personas –continúa– que no han denunciado y son cosas que una veía, escuchaba, era testigo. Yo más que nada lo pude denunciar y conversar con el alcalde porque tenía pruebas, grabaciones, pantallazos de WhatsApp. Entonces esto también lo remeció un poco”, cuenta a El Desconcierto. Eso lo observaron al poco tiempo que se incorporó al servicio en marzo de 2017, cuando asumió la administración municipal Felipe Alessandri.

En la oficina del alcalde, F.C le mostró directamente de su celular mensajes insinuadores que le había enviado Villalobos. De hecho, uno de los mensajes tenía relación con un encuentro que Villalobos quería concretar con su papá porque, según él, ambos eran de la Logia Masónica. A él lo llamaba “el suegro”. El alcalde se sorprendió por lo inapropiado de sus mensajes.

Ella, además, identificó una conducta manipuladora de parte de él: “Es inteligente en cómo hace las cosas, toma a la gente de los lugares, los trata muy bien y después intenta conseguir cosas de la gente y, en el fondo, la gente se queda callada porque ve que le hace un gran favor”. Claudia Gárate, otra de las denunciantes por acoso sexual y laboral, complementa esto último: “Es una persona muy sarcástica, muy de comentarios machistas, muy sexual cuando se sentía más en confianza”, añade.

La experiencia de Claudia con él también se dio en el contexto de una reunión de trabajo en su oficina, en enero de 2019, y en presencia de otros funcionarios. Casi al finalizar el encuentro, Villalobos dijo riéndose que “cada vez que la Claudia Gárate viene con los shorts negros nos avisamos por WhatsApp para verla”. Un momento realmente incómodo para la funcionaria que se bloqueó, no pudo responder nada y solo atinó a retirarse de la oficina. En esa ocasión estaba Blas Alid, médico salubrista y en ese momento subdirector médico, quien también fue objeto de comentarios de índole sexual.

A propósito de una licencia médica que Alid había solicitado, en otra oportunidad, Villalobos le dijo que probablemente se encontraba enfermo porque podría haber contraído SIDA cuando había ido a Brasil en sus vacaciones a la “Fiesta de Los Picos”, y mencionó a otra autoridad aludiendo a su orientación sexual. Alid le advirtió que lo que estaba comentando era grave, tanto por los dichos sobre su sexualidad como por difamar respecto a un diagnóstico.

Las situaciones anteriores fueron expuestas íntegramente en una denuncia de 40 páginas presentada  por cinco funcionarios el 29 de julio de 2019 ante la alcaldía, luego a la Contraloría y la ACHS, al que accedió El Desconcierto. [Revisa la denuncia completa] En esta denuncia se describe punto por punto los actos realizados por el entonces director de Salud y catalogados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como acoso sexual: observaciones molestas y otras formas de acoso verbal, miradas lascivas y gestos relacionados con la sexualidad, petición de favores sexuales, insultos, observaciones, bromas e insinuaciones de carácter sexual; comentarios, bromas, gestos o miradas sexuales; propagar rumores sexuales acerca de la víctima; mostrar, dar o dejar imágenes sexuales, fotografías, ilustraciones, mensajes o notas sexuales; llamar a la víctima ‘gay’ o ‘lesbiana’. Así también lo identifican en caso del acoso laboral respecto a actitudes que intentan impedir que la víctima se exprese, aislarla y desacreditarla frente a sus compañeros.

[Te puede interesar]: VIDEO| Alcalde Alessandri y peligrosas aglomeraciones en el Mall Chino: «Aquí la estupidez humana ha sido superior”

A los pocos días de haber entregado el informe, Villalobos termina por salir de la dirección. El viernes 9 de agosto, pasado el mediodía, envió su último mensaje al equipo que encabezaba: “Estimados colegas, junto con saludar y desear un buen descanso este fin de semana, me permito informar que debido a la acusación que un grupo de funcionarios realizó en mi contra y a la difusión irresponsable de parte de la misma por parte de una de las asociaciones, le informé dicha situación a nuestro Alcalde quien me solicitó renunciar al cargo, por este motivo y desde hoy dejo la Dirección de Salud de la Ilustre Municipalidad de Santiago. Con quienes trabajé y me conocen, podrán juzgar la veracidad de los comentarios – acusaciones, ante las cuales ya no vale la pena explicar pues depende de cada uno de ustedes y el tipo de relación que desarrollamos será la impresión que posean”, expresó en un correo electrónico. “Este no es un hasta pronto, sino un adiós!!!”, cerró su mensaje.

Villalobos salió del municipio sin que se realizara un sumario por estas denuncias en su contra, lo que en definitiva no implicó sanción administrativa alguna. De hecho, fue el mismo día de su salida, el 9 de agosto, cuando se hace la presentación en Contraloría y una de las denunciantes recibe una respuesta tres meses después donde se señala que, dado su renuncia voluntaria, prescribía la responsabilidad administrativa, según se señala en el documento adjuntado. [Revisa aquí]. Así también desde la municipalidad de Santiago señalaron que se instruyó la realización de un sumario interno para esclarecer los hechos denunciados, pero debido a su renuncia, el proceso no alcanzó a iniciarse. Y agregaron que “de acuerdo a la legislación vigente, si el principal involucrado no es parte de la dotación municipal, no hay forma de obligarlo a declarar ni de iniciar un proceso sancionatorio porque no hay sobre quién hacer efectiva la responsabilidad”. Una información que hicieron llegar desde el área de comunicaciones luego de consultar a la Unidad Jurídica. En la ACHS, en tanto, también fueron rechazadas las denuncias porque, de acuerdo a lo que indica una de las víctimas, “obligaron a su jefe directo a no ser testigo” y no declarar en contra del entonces director.

El tema no quedó ahí en el municipio. A la semana de su renuncia, el 16 de agosto, las asociaciones de funcionarios 1 y 3 se reunieron con Alessandri para llegar a acuerdos sobre cómo abordar la situación. En el acta de ese día, se indica: “Alcalde confirma que, al recibir la denuncia por acoso sexual, al revisarla, esta era verosímil por los relatos y detalles que en ella se encontraban, se activó el Comité de Acoso Municipal, constituido por comité jurídico, director de personal, el administrador y asociación de la municipalidad. El jefe de gabinete de la alcaldía, señor José Labbé, asume error al no citar al comité de acoso a ningún dirigente del área de salud”. Y también la nueva directora de Salud, Sandra León, propuso incluir en el Plan de Salud Municipal capacitaciones de clima laboral y se solicitó realizar por parte del municipio reparación para los denunciantes por estos hechos de acoso. [Acta reunión]. Sin embargo, las denunciantes aclaran que esto último jamás ocurrió.

La denuncia finalmente fue remitida, además del alcalde Alessandri, al subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, siendo recepcionada por este último el 21 enero de 2020, pese a que se habría enterado de la situación pocos días antes.

Agencia Uno

Acoso reiterado

Las prácticas anteriores, sin embargo, venían de años antes. Thomas Mix, actual director de la Asociación de Funcionarios del Ministerio de Salud (Afuminsal), conoció a Villalobos en el ministerio siendo consultor en un proyecto, entre 2009 y 2010. En ese tiempo, Villalobos se hizo cargo del departamento de Recursos Humanos del Minsal, acota Mix, y recuerda que en ese momento también supieron de denuncias por acoso en su contra. “Él era profesor y llevaba a alumnas en práctica a trabajar y esas personas lo denunciaron ante la Asociación de Funcionarios. El tipo se curaba y empezaba a escribirles y llamarlas”, asegura a El Desconcierto.

El dirigente lo recuerda con un pasado político ligado a la Concertación, pero después señala que cambió drásticamente con la llegada de Piñera al gobierno. Villalobos fue, incluso, la persona que lo llamó para despedirlo en ese momento. “Lo hizo riéndose porque así él despedía a la gente –enfatiza– y diciendo que se había equivocado, que ahora estaba con la derecha porque la izquierda era una bosta, que no servía de nada”, cuenta.

Mix recuerda otras dificultades con los gremios que incluso lo llevaron a un altercado con un dirigente sindical. Mientras que, por las denuncias de acoso, reconoce que eran de público conocimiento, aunque no quedaron escritas. “En 2010, la gente no acusaba por acoso laboral y sexual, les daba mucho miedo”, reconoce Mix.

Lo que sí hicieron en esa ocasión fueron protestas contra Villalobos. Camilo Rebolledo, en esa época era director de Afuminsal y recuerda claramente algunas “funas” en su contra. “Nosotros acá lo denunciamos. En general, tenía problemas con las funcionarias, traía a estudiantes a trabajar porque era profesor. Nos contaban de hostigamiento por mensajes. Cuando quiso llegar a la División de Atención de Primaria (Divap), nosotros hablamos que no lo queríamos por los antecedentes que tenía”, señala.

Según Rebolledo, Villalobos se fue en malas condiciones del Ministerio. “Él se “salva” porque no existían los elementos en la época para hacer las denuncias, la gente en ese entonces estaba muy asustada. Siempre ha estado dando vueltas por todos lados. Un día me lo pillé por acá en la esquina [del ministerio], y me dijo ‘claro, no puedo volver acá al Ministerio porque la Asociación no me lo permite´. Por su puesto, le dije yo”, comenta Rebolledo.

Fuente: Agencia Uno (archivo).

Salto al Servicio Metropolitano Norte

Un mes después de su salida del municipio de Santiago tras las denuncias de acoso, Villalobos arribó al Servicio Metropolitano Norte como asesor personal o una suerte de jefe de gabinete del director Guillermo Hartwing Jacob. Un cargo con amplias potestades, en el que, de hecho, los funcionarios reconocen que no hay documento que no sea visado por Villalobos. Eso le ha permitido seguir de cerca los procesos, por ejemplo, de convenios y administración general de las residencias sanitarias de la zona norte, entre ellas la de Espacio Riesco.

“Efectivamente todos los documentos en este servicio de Salud pasan por su firma, por su mosca, que están en todas las hojas. Esta es una acción que establece el director, donde él es su asesor directo, de la cual no hay una resolución o documento que diga que él tiene que visarlo, pero es vox populi, por decirlo, que él firma todo. A quién le preguntes, cualquier funcionario, cualquier secretaria, cualquier jefe de unidad va a saber que esa es la firma de Dante”, asegura Nilza de la Parra, kinesióloga del servicio y secretaria de la Asociación de Profesionales Universitarios de la Salud, (Aprus).

En este servicio se registran dos denuncias de funcionarias por acoso laboral. Una de las últimas incluso llegó al director y El Desconcierto tuvo acceso a ella. Se trata de la denuncia de Francisca González, ingeniera comercial y jefa del área de Transparencia, que ha cumplido funciones en el servicio desde 2013. El 14 de agosto pasado planteó una serie de conductas, como humillaciones, desautorizaciones a su jefatura y amedrentamiento, desde que Villalobos llegó a ser su jefe directo en el servicio.

En su denuncia indica: “En su forma y proceder, no solo con esta profesional, ha tenido y tiene conductas denostadoras y, además, actos de menoscabos que son públicos y privados. Esta es una situación conocida al interior del servicio por la Asociación de Funcionarios y personal en general, además de entender que esta persona ha tenido otras denuncias, no solamente por este tipo de actos, sino que por acoso sexual también. Las situaciones en las cuales presenta el acoso o menoscabo tienen que ver con saltarse el conducto regular, emitiendo órdenes y contraórdenes y menoscabándome como jefatura de la unidad, se comunica directamente con subalternos desconociendo relaciones funcionales de línea a mis espaldas generando una serie de dificultades administrativas, desconfianza, deshumanización y un mal clima laboral”, señala.

Y agrega que “su actuar autoritario” le fue menoscabando su dignidad y también como profesional, pese a que ha sido siempre bien calificada como profesional, dejándole una «sensación indescriptible de mucho dolor”. “Siempre preguntándome qué error he cometido, qué hice mal, por qué me trata así, por qué me hace sentir nerviosa, me transpiran las manos, me seca la garganta, con ganas de llorar pensando porqué a mi edad recibo estos tratos”, añade en el documento que será también elevado a Contraloría, según detalló la Asociación de Funcionarios.

Meses antes, en febrero de este año, la psicóloga Vianny Barrera Silva, encargada del programa Migrantes, Pueblos Indígenas y Trata de Personas del servicio, también denunció a Villalobos por acoso laboral. Recuerda que en una oportunidad la citó a su oficina por la relación que ella mantenía con otra compañera. “Fui y el me empieza a gritar, me dijo que tenía una serie de correos que dan cuenta de maltratos míos hacia otra compañera”, cuenta. Ella le dijo que la vía correcta era que se le citara y se iniciara un sumario, que luego instruyeron. Pone énfasis en las frases que utilizó y la manera en que se lo dijo: “Tú no estás entendiendo, aquí las cosas se hacen a mi manera o tú te vas arrepentir. Yo le digo que significaba [eso]. Yo ahí tiritaba, trataba de controlarme. Me dice esa conversación es en otro espacio, por ejemplo, en un café. Yo no hablo con asesores políticos, [le] dije, y me dijo ‘retírate de mi oficina y te vas a arrepentir’. Yo me fui corriendo, llorando. Estaba otro compañero que él hecho porque me defendió; me fui a hablar con mi gremio; llamé a mi jefe y después lo denuncié por maltrato laboral”, relata Vianny.

Ese sumario, sin embargo, fue desestimado por la fiscal que lo llevó adelante y que, a juicio de Vianny tendría una serie de irregularidades, porque asegura que la funcionaria escogida también habría sido amedrentada por Villalobos. El resultado terminó por sobreseerlo y él, a la vez, le instruyó un sumario a ella porque tenía una hija en común con el ex jefe de la unidad. “Él agarró el certificado de nacimiento de mi hija y le dijo a mi ex jefe que se iba arrepentir, que me iba a hacer mierda y la única cuestión que le dice, es como ‘bueno la Vianny tiene las medias tetas y si ella se quiere salvar ya sabe lo que tiene que hacer’ (sic)”, cuenta afectada. “Eso él me lo cuenta después cuanto estaba con licencia, había ido ya a la Mutual y se había atendido con una psiquiatra”, dice.

Por lo que ha estado ocurriendo en el servicio norte, este miércoles las asociaciones de funcionarios APRUS y ATS, que representan cerca del 70% de los funcionarios del Servicio de Salud Metropolitano Norte, denunciaron en una declaración las malas prácticas laborales de Villalobos que, aseguran, han empañado la Dirección de Servicio. “Por la intimidación ejercida, especialmente en funcionarias y el miedo a perder el trabajo, el maltrato ha aumentado y se ha mantenido relativamente oculto, sin acusaciones formales, en contra de este funcionario.  Pero se ha multiplicado su accionar, desarmando unidades, quitándole atribuciones a otras, reorganizando la estructura organizacional, potenciando la instalación de estructuras paralelas y propugnando la llegada de personas que sean sólo de su exclusiva confianza”, manifiestan. A esto agregaron que: “Nuestras asociaciones han recibido todas estas quejas, lamentablemente no hemos logrado que todas se transformen en una acusación formal, sin embrago, como Asociaciones Gremiales estamos en alerta y generando las acciones necesarias para una investigación a cabalidad de este funcionario”. [Declaracion]

Por otro lado, Nilza de la Parra informó que se elevó una consulta a Contraloría el viernes 21 de agosto, a través de la plataforma para ciudadanos, solicitando aclarar la contratación de Villalobos como secretario personal, con grado 5 y asignación crítica desde el primer día de contratación. Esto es un beneficio que se otorga a los funcionarios públicos que desarrollan funciones relevantes o estratégicas para la gestión de la institución. “Dicho funcionario tiene una acusación de grave maltrato, acoso laboral y sexual a funcionarias del Departamento de Salud de la Municipalidad de Santiago, antecedentes del que está informada la Subsecretaría de Redes Asistenciales, a través del Ordinario N° 217 del 21 enero 2020 y la alcaldía de Santiago. Todo esto sin ninguna gestión a la fecha, ni sumario administrativo, ni investigación sumaria dada la gravedad de las acusaciones y las acciones que la ley indica al respecto. Solicitamos evaluar si corresponde la contratación y permanencia en el servicio público de un funcionario con graves acusaciones de acoso y que a la fecha no hay pronunciamiento de las autoridades”, señalan en la petición.

El Servicio Metropolitano Norte fue consultado por esto, si es que el director a la hora de contratar a Villalobos sabía de estas denuncias, a lo que respondieron que sí estaba al tanto, pero que no existía a la fecha una respuesta sobre si era o no responsable por los hechos que se denunciaron entonces por funcionarios de la municipalidad de Santiago. A diferencia de lo dicho a este medio por el municipio, desde el servicio mencionaron que, de acuerdo al estatuto administrativo municipal, se podría haber retenido la renuncia de Villalobos en ese momento y cursar un sumario en su contra, basándose en el artículo 145. Redes Asistenciales, en tanto, también fue consultado por el conocimiento que tenía el subsecretario Zúñiga sobre esto, pero derivaron la respuesta al Servicio Metropolitano Norte.

Hospital San José del Servicio Metropolitano Norte

Respuesta de Villalobos

Dante Villalobos fue consultado por este medio para recoger su versión de los hechos respecto a las denuncias hechas en su contra, las que negó rotundamente señalando que existían acciones concertadas por parte de las asociaciones de funcionarios para desplazarlo de su cargo y funarlo. Para eso hizo llegar una serie de conversaciones de WhatsApp del gremio, donde advierten sobre su llegada y las denuncias que tenía en la anterior institución donde se desempeñó. En ellos se lee mensajes como: “Sí, es buena idea entregar los antecedentes que se tienen de acá, protegiendo a quienes recibieron los abusos de manera directa. Y la denuncia por maltratos y abuso quedó en nada, o sea renunció y listo? Tal cual. Les dije que no servía de nada que renunciara, que el alcalde era cómplice de sus abusos y maltratos y que había que funarlo (…) También propuse que se llamara a la prensa. Nada, al final no se hizo nada”, son parte de los mensajes del chat.

Villalobos, por su parte, dijo estar “chato de este tema” y que estaba trabajando con un abogado para iniciar acciones legales por difamación ante estas acusaciones porque, según dijo, estas denuncias en la municipalidad de Santiago se generaron por personas que vieron afectadas sus remuneraciones porque los había cambiado de sus puestos con las facultades que tenía. Además, dijo que presentará un recurso de protección por negársele el derecho al trabajo. “Yo tengo absolutamente todo, pero como he estado ocupado por el tema de Espacio Riesco, con el tema de las residencias, no he hecho las cosas”, sostuvo.

A la pregunta si presentaría acciones judiciales, Villalobos también respondió en medio de un llamado telefónico: “Pero por supuesto, y si tú lo pones en El Desconcierto, entonces contra ustedes también”, señaló.

Contenido relacionado
Trabajador con discapacidad denuncia agresión de ex compañeros: Fue amarrado con cinta adhesiva y grabado

Trabajador con discapacidad denuncia agresión de ex compañeros: Fue amarrado con cinta adhesiva y grabado

John Cobin arriesga 17 años de cárcel tras haber disparado en Reñaca durante estallido social

John Cobin arriesga 17 años de cárcel tras haber disparado en Reñaca durante estallido social

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar
COVID-19 en Chile: Minsal reporta 1.770 casos nuevos, pero Paris manifiesta preocupación por cuatro regiones

COVID-19 en Chile: Minsal reporta 1.770 casos nuevos, pero Paris manifiesta preocupación por cuatro regiones

Colo Colo informa que Seremi levantó su cuarentena y jugará Copa Libertadores

Colo Colo informa que Seremi levantó su cuarentena y jugará Copa Libertadores

Minsal informa 124 fallecidos por COVID-19 en las últimas 24 horas: Es la cifra más alta desde peak de julio

Minsal informa 124 fallecidos por COVID-19 en las últimas 24 horas: Es la cifra más alta desde peak de julio