fbpx
Opinión

Seguir abriendo camino: consolidar proyecto para transformar Chile

Por: Daniela Carvacho Díaz / Publicado: 30.09.2020
Seguir abriendo camino: consolidar proyecto para transformar Chile /
No tenemos por qué ir con ellos. Lo que nos debería preocupar como militancia frenteamplista no es la presión mediática de la ex Concertación y el PC, sino la urgencia de consolidar proyecto, tener centralidad y direccionalidad política, y que nuestros partidos y espacios de organización estén dirigidos por los mejores cuadros, gente que piense la política con perspectiva estratégica y vocación transformadora, subordinando la calculadora electoral al proyecto y no al revés. Octubre no es una solicitud de primarias de una oposición inexistente, sino un llamado a disputar proyecto de otro Chile posible.

En la reciente declaración pública de la Mesa Nacional del Frente Amplio, que ha sido ampliamente comentada y también criticada, se descarta la propuesta de un pacto único nacional de primarias para elecciones municipales y de gobernadores/as regionales que desconozcan las diferencias con los sectores conservadores y neoliberales del país presentes en parte de la ex Nueva Mayoría. Aquello, que no refiere en ningún caso a las elecciones convencionales, parlamentarias o presidenciales, nos abre la oportunidad de reflexionar sobre la definición de la democracia misma y el proyecto que el Frente Amplio desea encarnar.

Efectivamente, la declaración del domingo pasado fue confusa y no logra poner en contexto el trabajo de meses de diálogos y articulación que ha llevado a cabo nuestra coalición, además de que tampoco visibiliza las condiciones que el FA propone para la realización de primarias, a las cuales jamás nos hemos negado. Pero una mala estrategia comunicacional, así como los problemas de direccionalidad política, no son excusa para el entreguismo y los llamados a la «unidad» vacía.

Por otra parte, parece ingenuo e incluso deshonesto decir que las «primarias de toda la oposición» son lo más democrático. Urge dejar de ser simplistas y superficiales para los análisis: ¿realmente creemos que las primarias internas de una mal llamada “oposición” es lo más democrático que podemos hacer?, ¿qué pasa con las décadas de redes de clientelismo, acarreo y las diferencias de recursos entre partidos y militancias?, ¿qué es lo que estamos considerando democracia?, ¿es democracia elegir candidaturas comunes para las municipales y Gores, disolviendo cualquier posibilidad de poner en disputa proyectos?, ¿por qué estamos tan ensimismadas/os en twitter?, ¿por qué dejamos que nos llamen poco democráticos los mismos que le cerraron la puerta a las luchas sociales durante 30 años?, ¿por qué nos da miedo la interpelación del PC, que nos insulta por firmar un acuerdo para tener proceso constituyente y después nos llama a la unidad de la oposición para primarias?, ¿en qué momento el pueblo nos ha demandado primarias con el PR, PPD, PRO, DC, PS y PC?

Lo que nuestro país pide no es una política elitaria entre partidos, y tampoco pide más de lo mismo. Chile quiere dignidad, quiere derechos, quiere justicia, igualdad, democracia, quiere vivir bien. ¿En Lo Espejo una primaria municipal nos hará vivir mejor?, ¿cuatro periodos con PPD y DC en Lo Espejo, y una primaria absolutamente desigual, nos hace más democráticos?

Como frenteamplistas necesitamos dejar de marearnos con twitter. No es posible ir a primarias con esas fuerzas mientras no accedan a mínimos programáticos y mientras no aparten de las candidaturas a sabidos corruptos, abusivos y convencidos neoliberales. Sobre todo, considerando que más allá de las grandes urbes el FA no ha logrado irrumpir en comunas pequeñas, en regiones y en zonas periféricas o rurales, espacios que llevan décadas de política binominal, y donde nos urge construir fuerza propia, enraizamiento e instalación de alternativa, porque la novedad del FA se agota y no se puede vivir del Distrito 10 o la Región Metropolitana.

Tenemos compañeras y compañeros que llevan meses y años construyendo proyecto en los territorios. Nosotros no vamos a ir a disputar alcaldías a todas partes, vamos a ir donde tenemos proyecto, militancia, trabajo, y donde sabemos que podemos ser una alternativa mejor. Defender esa posibilidad es democrático, es justo y es nuestra razón de ser: romper con la política binominal, romper con los chantajes morales, con los llamados a la madurez que nos hacen los defensores del orden, tener fuerza propia y también humildad para no ir donde no tenemos la fuerza y otros son una mejor opción.

No tenemos por qué ir con ellos. No es nuestra obligación y tampoco es más democrático. Lo que nos debería preocupar como militancia frenteamplista no es la presión mediática de la ex Concertación y el PC, sino la urgencia de consolidar proyecto, tener centralidad y direccionalidad política, y que nuestros partidos y espacios de organización estén dirigidos por los mejores cuadros, gente que piense la política con perspectiva estratégica y vocación transformadora, subordinando la calculadora electoral al proyecto y no al revés.

Octubre no pasó en vano. Octubre no es una solicitud de primarias de una oposición inexistente, sino un llamado a disputar proyecto de otro Chile posible.

Daniela Carvacho Díaz
Profesora de Historia. Militante de Revolución Democrática de Los Lagos.
Contenido relacionado
Juventudes organizadas para un cambio de ciclo

Juventudes organizadas para un cambio de ciclo

El mejor resultado

El mejor resultado

Te puede interesar
¡Nos ponemos de acuerdo o nos ponemos de acuerdo!

¡Nos ponemos de acuerdo o nos ponemos de acuerdo!

Por qué necesitamos la unidad

Por qué necesitamos la unidad

El Desconcierto

Primarias, fracasos y prohibiciones