fbpx
Opinión

Pirque y la vuelta a clases: El epitafio del ministro Figueroa

Por: Andrés Dibán Dinamarca / Publicado: 04.10.2020
Pirque y la vuelta a clases: El epitafio del ministro Figueroa Ministro Figueroa se retira de un colegio en Pirque / Captura de TV
El ministro Figueroa y el Gobierno han forzado la “vuelta a clases” presenciales a los establecimientos educativos, en la línea de los planes “nueva normalidad” y “retorno seguro”. ¿Cómo es posible algo así? ¿Cómo despreciar a tal punto lo que el sentido común, la recomendación sanitaria y los estudios avalan?

El ministro de Educación, Raúl Figueroa, así como sus antecesores, no escucha a las comunidades educativas. Pero lo que sucede es aún más terrible: tal como el Presidente, no atiende los estudios, los datos, las recomendaciones de expertas y expertos y, ante la coyuntura del COVID-19, siquiera repara en las muertes que ha cobrado la pandemia, para resolver y orientar su política en favor de las y los estudiantes, sus familias y el entorno docente. Casi de manera transversal padres, madres, apoderadas y apoderados señalan que, al menos hasta fin de año, se mantengan las clases on-line, porque no queda otra alternativa, y los números, los indicadores y la realidad, reflejan un cambio y giro en el ámbito educacional los últimos seis meses.

Entre junio y agosto de 2020, el Mineduc cifraba en 80.000 los casos de deserción escolar. ¿Causa principal de ello? El virus que acecha a Chile y al mundo. Un estudio del 23 de julio de este año, realizado por la doctora en Salud Pública y académica de la Universidad de Valparaíso, Catalina González, reportó que en nuestro país se habían diagnosticado 29.924 casos de COVID-19 en niños, niñas y adolescentes, con 51 fallecidos en total y 1.083 menores de edad hospitalizados en algún momento por COVID-19. Asimismo, y avanzada la pandemia durante el invierno, la encuesta Data Influye (agosto) reflejaba que un 79% de las y los apoderados se declaraba en contra de volver a clases presenciales, mientras que un 17% indicaba que había que evaluar caso a caso.

A pesar de todos estos elementos sobre la mesa y de lo indicado por expertas y expertos, el ministro Figueroa y el Gobierno han forzado la “vuelta a clases” presenciales a los establecimientos educativos, en la línea de los planes “nueva normalidad” y “retorno seguro”. ¿Cómo es posible algo así? ¿Cómo despreciar a tal punto lo que el sentido común, la recomendación sanitaria y los estudios avalan? Se arguye que no se puede permitir seguir perdiendo horas lectivas en las aulas y, al mismo tiempo, contenidos de cada programa, plan anual de estudios y asignaturas. El Banco Mundial junto al Mineduc han indicado que durante 2020 las y los estudiantes podrían llegar a perder un 88% de los contenidos base. ¿En serio vamos a preocuparnos y ocuparnos de ello, antes de la posibilidad cierta de aumentar los contagios y las muertes en pandemia?

El 30 de septiembre, el subsecretario de Educación, Jorge Poblete, defendió la insistencia que ha mostrado el ministerio en abogar por un retorno seguro a las clases presenciales, suspendidas oficialmente desde marzo tras la llegada de la pandemia, y aseguró que responde a peticiones manifestadas desde las propias comunidades educativas. ¿En serio? ¿Seguirán mintiéndole al país? ¿Cómo puede ser así y luego, el 1 de octubre en Pirque, nadie asiste a clases? Las familias, las y los docentes, están haciendo lo que el Gobierno de turno nunca ha hecho, esto es cuidar hasta el final a sus hijas e hijos, frente a la crisis sanitaria más cruenta de los últimos cien años.

Hace poco más de una semana lo señalaba el presidente del Colegio de Profesores: “el regreso a las salas se debe concretar cuando la pandemia esté controlada, y eso en Chile no está ni cerca. A ello, se deben sumar otros dos factores: condiciones materiales e infraestructura y un plan de transporte. Si se abren colegios, movilizando a 4,5 millones de personas, de las cuales muchas lo hacen por medio de transporte público, el riesgo de contagio es altísimo».

¿Cómo -y en qué cabeza- con un contexto así, se pretende forzar a volver a las aulas? El COVID-19 ha arrebatado más de 12.000 vidas de compatriotas. En poco más de seis meses y medio, ha modificado diametralmente nuestro quehacer y el modo de relacionarnos. La incertidumbre de la población, dado el pésimo manejo de la crisis y las erráticas políticas del Gobierno de Sebastián Piñera, fuerzan a redoblar las medidas de prevención y, qué duda cabe, proteger la vida a toda costa. Las familias chilenas no enviarán a sus hijas e hijos a las aulas, mientras no existan garantías de que el contagio no propiciará un rebrote y que este seguirá cobrando vidas. ¿En síntesis? No se debe retomar la educación de manera presencial, mientras las condiciones de las escuelas, liceos y jardines infantiles sean las que conocen todas y todos los educadores del país, y no esté a disposición una vacuna para cada niña, niño y adolescente.

Andrés Dibán Dinamarca
Andrés Dibán es profesor, magíster en Gestión Educacional y ex dirigente estudiantil.
Contenido relacionado
Razones para una nueva Constitución

Razones para una nueva Constitución

La fantasía neoliberal de la crisis de representación política

La fantasía neoliberal de la crisis de representación política

Te puede interesar
Plebiscito y COVID-19: Anuncian controles aleatorios fuera de los locales para impedir voto de contagiados y contactos estrechos

Plebiscito y COVID-19: Anuncian controles aleatorios fuera de los locales para impedir voto de contagiados y contactos estrechos

Ministerio de Salud reporta que Chile superó los 500 mil casos de COVID-19

Ministerio de Salud reporta que Chile superó los 500 mil casos de COVID-19

Pandemia de coronavirus supera los 42 millones de contagios en el mundo

Pandemia de coronavirus supera los 42 millones de contagios en el mundo