En la más grande catástrofe, más cultura que nunca