Deconstruir el lenguaje deportivo: Las “paternidades” no son triunfos

{BANNER}
{BANNER}
{BANNER}