¿El derecho penal como instrumento de pedagogía social?: A propósito del porte de artefactos incendiarios