Chile 2019: tanto va el cántaro al agua que al final se rompe