COP25, calidad humana y la sexta extinción masiva