De culto: Gonzalo Millán en calzoncillos y Stella Díaz en la bañera