“Rechazar para reformar”: Oye, pero no le tomen el pelo a la gente